James "El Misil" Magnussen es la nueva arma australiana en la piscina.

El campeón mundial de los 100 metros libre participa en sus primeros Juegos Olímpicos, y aunque apenas tiene 21 años, ya es toda una figura.

Magnussen nadó los 100 libre más rápidos en la historia con un traje de baño de tela normal, al cronometrar 47.10 segundos en el preolímpico australiano de este año.

Magnussen ahora le apunta al récord mundial de 46.91 segundos del brasileño César Cielo.

"Creo que con los tiempos que logré en el preolímpico, sin duda es una posibilidad (el récord mundial)", comentó Magnussen el lunes. "Pero, para ser franco, vine a ganar el oro, no a romper el récord mundial. En esta etapa, creo que el récord mundial sería un premio adicional".

Agregó que el equipo australiano del relevo 4x100 es la cuarteta a vencer en Londres.

Y en realidad tiene toda la razón, tomando en cuenta que son los campeones mundiales.

"No veo cómo no eres el favorito si acabas de ganar el campeonato mundial", afirmó Magnussen.