Estados Unidos y Ecuador definirán un nuevo "esquema de cooperación" en temas como seguridad, ambiente, migración y economía, informó hoy la Cancillería del país suramericano tras un encuentro entre su titular, Ricardo Patiño, y el embajador estadounidense en Quito, Adam Namm.

El anuncio llega después de que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, acusara a la agencia de cooperación de Estados Unidos (Usaid) de financiar a organizaciones no gubernamentales "que hacen oposición" política.

El mandatario ha señalado que su Gobierno establecerá líneas de acción para esa entidad, que si no las sigue deberá salir del país.

En un comunicado, la Cancillería recalcó que funcionarios ecuatorianos y de la embajada estadounidense se reunirán en los próximos días para delinear la agenda del III Diálogo Bilateral y del Consejo de Comercio e Inversiones (CCI), cuya fecha de realización no divulgó.

Ese es el marco en el que los dos Gobiernos abordan los temas de cooperación, seguridad, ambiente, migraciones, inversiones y comercio, indicó.

"Se buscará un adecuado equilibrio entre los intereses y prioridades de los dos países; así como sentar las bases para un nuevo esquema de cooperación que se realice en base del respeto mutuo", aseveró la Cancillería.

En el encuentro con el embajador, Patiño dijo que Ecuador quiere reorientar la cooperación bilateral hacia la formación, la ciencia, la tecnología y la innovación, postura que, según la Cancillería, Namm dijo compartir.

Usaid destinará este año más de 20 millones de dólares a proyectos en Ecuador, de los cuales unos 14 millones irán a iniciativas sobre ambiente y cambio climático, según la embajada.

Namm dijo en una entrevista con Efe la semana pasada que el Gobierno ecuatoriano parece tener objeciones sobre un programa de gobernabilidad al que Usaid dedica 2,6 millones de dólares.

El embajador afirmó que el proyecto financia a "organizaciones que promueven la democracia y el fortalecimiento de la libertad de expresión", y cumple las metas que se ha marcado el propio Gobierno en su Plan Nacional del Buen Vivir, su programa de desarrollo para el país.

Namm llegó a Ecuador en mayo pasado, después de que Correa expulsara a su antecesora, Heather Hodges, por un cable divulgado por WikiLeaks sobre supuesta corrupción en la Policía ecuatoriana.

El cable decía que algunos funcionarios de la embajada creían que Correa había designado a un agente corrupto como director de ese cuerpo para manipularlo.

En respuesta por la salida de Hodges, el Gobierno estadounidense echó de su territorio al entonces embajador ecuatoriano, Luis Gallegos.

Desde entonces los dos países han enmendado la relación y el pasado enero Nathalie Cely, exministra coordinadora de la Producción de Ecuador, presentó sus credenciales como nueva embajadora al presidente estadounidense, Barack Obama.