El Bradesco, segundo mayor banco privado de Brasil, obtuvo en el segundo trimestre del año un beneficio neto de 2.833 millones de reales (unos 1.417 millones de dólares), valor en un 1,7 por ciento superior al del mismo período de 2011, informó hoy la institución.

Pese al crecimiento de los beneficios en medio de la crisis económica internacional, el banco también registró un aumento de las tasas de impago y tuvo que elevar su propia provisión para cubrir préstamos de dudoso pago.

El índice de créditos sin pagar que vencieron hace más de 90 días se elevó del 3,7 por ciento en junio de 2011 hasta el 4,1 por ciento en marzo pasado y al 4,2 por ciento en junio último.

Los provisiones para cubrir deudas de dudoso pago llegaron a 3.407 millones de reales (unos 1.703,5 millones de dólares) en el segundo trimestre de 2012, con un aumento del 10,1 por ciento frente al primer trimestre y del 39,8 por ciento en la comparación con el mismo período de 2011.

La cartera de crédito del Bradesco a finales de junio sumaba 364.960 millones de reales (unos 182.480 millones de dólares), valor en un 4 por ciento superior al de marzo de este año y en un 14,1 por ciento mayor que el del mismo mes del año pasado.

Las ganancias del Bradesco entre abril y junio también crecieron, en un 1,4 por ciento, en comparación con las obtenidas en el primer trimestre de 2012.

El lucro del banco en el primer semestre del año sumó 5.626 millones de reales (unos 2.813 millones de dólares), con un crecimiento del 2,53 por ciento frente a los seis primeros meses del año pasado.

Según el balance divulgado hoy, los activos totales del banco en junio equivalían a 830.520 millones de reales (unos 415.260 millones de dólares), con un crecimiento del 20,5 por ciento frente a las del mismo mes de 2011.

El patrimonio líquido del banco se elevó en un 21 por ciento hasta 63.920 millones de reales (unos 31.960 millones de dólares).