Chile pedirá a Cuba más información sobre la muerte del opositor Oswaldo Payá, que el domingo falleció en un accidente de tráfico junto al activista Harold Cepero, ambos del Movimiento Cristiano Liberación.

"Al igual que otras naciones, Chile quiere tener la certeza completa de que la muerte de Oswaldo Payá se debió a un accidente de tránsito", señaló hoy el ministro portavoz, Andrés Chadwick.

Chadwick dijo a los periodistas que el presidente chileno, Sebastián Piñera, instruyó a la cancillería pedir todos los datos posibles para efectos de formarse "una debida y cabal información acerca de las causas y circunstancias en que falleció" Payá.

El ministro añadió que varios países latinoamericanos y también España han solicitado esa información y afirmó que "más que señalar de que existan dudas" quieren "tener la certeza completa de que se debió a un accidente de tránsito", recalcó.

En tanto, el ministerio de Relaciones Exteriores chileno lamentó en un escueto comunicado "el trágico fallecimiento del señor Oswaldo Payá y del señor Harold Cepero" y transmitió sus "más sinceras condolencias a sus familias".

Payá, de 60 años, era el líder del Movimiento Cristiano Liberación y el impulsor, hace más de una década, del "Proyecto Varela", una iniciativa avalada por miles de firmas para promover una transición democrática en Cuba.

Fue también el primer opositor cubano a quien el Parlamento Europeo otorgó, en 2002, el premio Sájarov a los Derechos Humanos y la Libertad de Pensamiento.

En el accidente, ocurrido a más de 750 kilómetros al este de la capital cubana, resultaron heridos el español Ángel Carromero, un dirigente local de Nuevas Generaciones del Partido Popular en Madrid, y el sueco Jens Aron Modig.

En tanto, el senador democristiano Patricio Walker, quien pensaba viajar a Cuba para asistir al funeral de Payá, que tendrá lugar este martes, informó que el consulado de ese país en Santiago le revocó la visa de turista que este mismo lunes le había otorgado.

"En definitiva no me permitirán el ingreso a Cuba por el pecado de ir a ver a gente que piensa distinto al gobierno de turno, a la dictadura castrista", sostuvo a periodistas el legislador chileno.