Tropas del Ejercito de Madagascar se amotinaron en la mañana de hoy en un cuartel cercano al aeropuerto de la capital Antananarivo, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

La mayoría de los vuelos internacionales tuvieron que ser suspendidos debido al conflicto, informó el Departamento de Transportes de Madagascar, que añadió que la zona del aeropuerto es en estos momentos "segura".

Según publicó hoy el diario malgache L'Express, los soldados irrumpieron a las 05.00 de la mañana hora local (02.00 GMT) en las instalaciones militares, informó el general Richard Ravalomanana, comandante de la circunscripción regional de Gendarmería de Antananarivo.

L'Express informó que aún se escuchan disparos esporádicos, y no está claro si los rebeldes se han hecho con el control del cuartel del Primer Regimiento de las Fuerzas de Intervención.

El Gobierno de Transición convocó de urgencia una reunión del Estado Mayor para tratar de atajar la revuelta, según figura el comunicado difundido por la prensa malgache.

El Ministerio de Defensa informó de que el motín está dirigido por el cabo de Koto Mainty, un guardaespaldas del exministro de las Fuerzas Armadas, el general Noel Rakotonandrasana.

La algarada se produce un día después de que se conociera la próxima reunión, el próximo martes, del jefe de Estado de Madagascar, Andry Rajoelina, y el presidente de facto, Marc Ravalomanana, en las Seychelles para tratar de restablecer la democracia en la isla.

Las partes en conflicto se encontrarán en una residencia de las Seychelles hasta el 25 de julio, con el objetivo de lograr un acuerdo que permita devolver el orden constitucional a Madagascar, informó ayer el diario malgache L'Express.

El expresidente Ravalomanana fue derrocado en 2009 tras un golpe de Estado respaldado por el Ejército que colocó en el poder a Andry Rajoelina, un antiguo pinchadiscos convertido en político.

La SADC estableció una hoja de ruta en noviembre del año pasado, que prevé la celebración de elecciones en 2012, con un Gobierno de Transición dirigido por Rajoelina.

Ravalomanana ha sido condenado a cadena perpetua en Madagascar por la muerte de 30 manifestantes de la oposición asesinados por la Guardia Presidencial en febrero de 2009, antes del golpe de Estado, cargos que él considera infundados.

El mandatario depuesto, exiliado en Sudáfrica, ha tratado de regresar en dos ocasiones a la isla, pero no ha logrado aterrizar debido a las amenazas de detención y el riesgo de enfrentamientos entre partidarios de ambas facciones.

Desde el golpe de Estado, el régimen de Rajoelina está sometido al ostracismo internacional y suspendido dentro de la Unión Africana (UA) y la SADC, mientras no se restablezca el orden constitucional.