La Bolsa de Tokio registró hoy pérdidas de más del 1,3 % durante su apertura arrastrado por los rumores sobre la posibilidad de que España pueda necesitar asistencia financiera y ante la persistente fortaleza del yen, en máximos históricos con el euro.

Una hora y media después de que abriera el parqué nipón, el selectivo Nikkei perdía temporalmente un 1,36 por ciento hasta los 8.552,13 puntos, mientras que el Topix, que reúne todos los valores de la primera sección, caía un 1,08 por ciento hasta las 726 unidades.

La apertura estuvo marcada por las ventas, después de los rumores que indican la posibilidad de que la Comunidad Valenciana pueda necesitar la asistencia financiera del Gobierno de España, lo que hizo que el viernes el rendimiento español a diez años superara el 7 por ciento, informó la agencia local Kyodo.

Según los analistas, la situación de España llevó al euro a situarse en su máximos históricos en el mercado de Oceanía, mientras que en la apertura en Tokio se intercambió temporalmente en 95 yenes, por debajo de la banda media de los 96 yenes del viernes.

El dólar se cambió hoy en Tokio en la banda media de los 78 yenes, sin apenas variación con respecto a la cotización de la semana pasada.

Ante este panorama, el ministro japonés de Finanzas, Jun Azumi, aseguró hoy de nuevo que Japón está siempre preparado para tomar "acciones decisivas" para detener la persistente escalada del yen, en declaraciones recogidas por Kyodo.

Desde septiembre de 2010, el Gobierno de Japón ha intervenido en cuatro ocasiones en el mercado de divisas para depreciar el yen, la última el pasado octubre, después de que la divisa local marcara un nuevo récord frente al dólar, después de intercambiarse en 75,32 unidades.

El yen, considerado por los inversores una divisa refugio, mantiene una persistente trayectoria al alza que le ha llevado a apreciarse en apenas doce meses cerca de un 10 % frente al euro, lo que perjudica seriamente a los exportadores japoneses, uno de los pilares de la tercera economía mundial.