Paraguay calificó hoy de "inaceptable" el fallo del Tribunal Permanente de Revisión (TPR) del Mercosur, que declaró "inadmisible" el procedimiento de urgencia demandado por el Gobierno paraguayo para revertir su suspensión del bloque y la incorporación de Venezuela.

En un comunicado, la Cancillería acusó al TPR de configurar "una situación de denegación de Justicia" al aceptar su competencia para tratar la cuestión de fondo planteada en la demanda de Paraguay, "pero derivar la solución" a "un procedimiento de cumplimiento imposible".

En el laudo con fecha de ayer que difundió hoy la Cancillería, el TPR consideró por unanimidad que "no están presentes los requisitos para la admisibilidad del procedimiento excepcional de urgencia" reclamado por Paraguay para que el tribunal declarara "inaplicables" la suspensión del país y la entrada de Venezuela en el Mercosur.

Ambas decisiones se adoptaron el 29 de junio en la cumbre de Mendoza, sin presencia paraguaya, en castigo por el "quiebre democrático" que, en opinión de Brasil, Argentina y Uruguay, se produjo con la destitución del presidente Fernando Lugo hace hoy un mes.

En su laudo, el TPR quitó la razón a los tres países en el sentido de que el Tribunal no era competente para tratar un asunto de naturaleza política y no comercial, al afirmar que "la jurisdicción del sistema de solución de controversias del Mercosur abarca el examen de legalidad de la aplicación del Protocolo de Ushuaia" de compromiso con la democracia, invocado para suspender a Paraguay.

Pero, al mismo tiempo, no vio que se den los requisitos para admitir el "procedimiento excepcional de urgencia" demandado por Paraguay y también consideró "inadmisible la intervención directa del TPR sin el consentimiento expreso de los demás Estados parte".

Finalmente, el Tribunal "no se pronuncia sobre el cumplimiento o la violación de la normativa Mercosur en relación con la demanda planteada en este procedimiento", lo que "no inhibe otros medios a los que puedan acudir los Estados parte en el marco del sistema de solución de controversias" del bloque.

En opinión de la Cancillería, la corte "señala a Paraguay que debe iniciar un largo y complejo procedimiento que debe ser negociado con Gobiernos que se niegan a tratar con el Paraguay, y desembocaría finalmente en el mismo Tribunal que ha dictado el laudo".

Esto "es únicamente una actitud que oculta la negativa del Tribunal Permanente de Revisión a estudiar el derecho de fondo reclamado por la República del Paraguay, y constituye sólo una inaceptable argucia procesal", condenó.

"Con comprobar que en la parte medular del laudo no se hace referencia a la incorporación de Venezuela, queda clara la falta de vocación jurídica del tribunal para sostener el derecho sobre la política", abundó la Cancillería.

Los miembros del TPR, uno por cada país miembros del Mercosur, estudiaron la demanda paraguaya durante tres días en Asunción, donde se encuentra la sede del tribunal.

El Gobierno de Paraguay lamentó que "los árbitros, incluido el paraguayo, no hayan estado a la altura que la hora demanda a los jueces del Mercosur. En el momento en que en todas las latitudes de la región y el mundo se anuncia el final del Mercosur, correspondía a estos árbitros una actitud digna que reflejara su compromiso con la integración y la justicia".

Tras deplorar que, "una vez más dentro del Mercosur, la legalidad y el derecho queden relegados ante razones coyunturales de naturaleza política", la Cancillería manifestó que Paraguay "continuará en la lucha por la defensa de sus derechos".