El expresidente paraguayo Fernando Lugo ratificó hoy que seguirá resistiendo al "golpe de Estado" que atribuyó a la "oligarquía económica y política de su país" al cumplirse un mes de su destitución mediante un "juicio político".

"No vamos a retroceder en este momento en nuestra lucha pacífica para que vuelva la democracia en nuestro país y se anule la parodia del juicio político del 21 y 22 de junio pasado", aseveró Lugo en un comunicado dirigido a la ciudadanía y a la comunidad internacional.

Lugo, que acusó de su desvinculación del cargo a sectores de la "oligarquía económica y política", fue destituido tras ser sometido en el Legislativo a un proceso por mal desempeño en sus funciones y en su reemplazo asumió el vicepresidente del país, Federico Franco.