La Liga Arabe apoyó el domingo el plan de los palestinos para solicitar a la Asamblea General de las Naciones Unidas el reconocimiento como Estado, pero no hay fecha para la presentación de la iniciativa, dijeron funcionarios palestinos.

No obstante, representantes de la Liga Arabe reunidos en Doha solicitaron a una comisión que prepare la petición para la ONU y que presente el 5 de septiembre un informe sobre el asunto, señaló por teléfono Saeb Erekat, colaborador del presidente palestino Mahmud Abbas, desde Doha.

El itinerario de la iniciativa es crucial, debido a que la presentación de la solicitud a Naciones Unidas antes de noviembre podría alterar la contienda presidencial en Estados Unidos.

Estados Unidos e Israel se oponen a los intentos unilaterales de los palestinos para que se les reconozca como Estado. Según ambas naciones, el establecimiento del Estado palestino es un tema que debe ser negociado. Israelíes y palestinos interrumpieron en 2008 sus conversaciones y no logran ponerse de acuerdo en la manera de reanudarlas.

Los palestinos desean el establecimiento de un Estado que abarque Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental, territorios que Israel capturó en la guerra de 1967. Israel ha difuminado cada vez más las fronteras previas a 1967 con el traslado de medio millón de israelíes hacia la Cisjordania y Jerusalén oriental.

En el mejor de los casos, la Asamblea General sólo podría aceptar a "Palestina" como Estado observador no miembro.

Las autoridades palestinas aseguran que buscan con el reconocimiento de la Asamblea General reafirmar la demarcación de un futuro Estado palestino de acuerdo a las fronteras de 1967.

En 2011, Abbas solicitó el reconocimiento de Palestina como miembro pleno de la ONU, pero no logró los votos necesarios en el Consejo de Seguridad.

Las autoridades palestinas han expresado confianza en que pueden conseguir la mayoría necesaria para ese propósito en la Asamblea General.

El ministro palestino del Exterior, Riad Malki, que también asistió a la reunión en Doha, señaló que los palestinos podrían emprender contactos con los Estados miembros de la ONU, a nivel individual y grupal, en busca de apoyo al reconocimiento palestino.