El Gobierno de la provincia de Buenos Aires, la más poblada de Argentina, decidió hoy prorrogar varias licencias de concesión para operar salas de juego de azar, algunas de ellas operadas por la firma española Codere, informó hoy la prensa local.

El gobernador de la provincia, Daniel Scioli, decidió firmar el decreto para prorrogar las licencias en el marco de la difícil situación financiera que atraviesa su distrito, que este mes le obligó a desdoblar el pago del salario anual complementario a los empleados públicos por falta de recursos suficientes.

La renovación de las licencias de bingos y salas de tragaperras le permitirá al Fisco provincial hacerse de unos 1.500 millones de pesos (unos 328 millones de dólares) extras, según confirmó el titular del Instituto de Lotería y Casinos bonaerense, Jorge Rodríguez, en declaraciones publicadas hoy por el diario La Nación.

Las licencias son prorrogadas por entre diez y quince años, plazo que comenzará a correr una vez que venzan las concesiones vigentes, entre 2013 y 2015.

Rodríguez explicó que entre finales de este mes e inicios de agosto las empresas operadoras de las salas desembolsarán 714 millones de pesos (156 millones de dólares), parte de lo que deberán pagar las firmas en concepto de canon fijo extraordinario por la renovación de las licencias.

El resto del dinero será aportado al Fisco en sesenta cuotas mensuales.

De las catorce licencias que son prorrogadas, una es por un plazo de diez años y el resto por quince años, entre éstas últimas cinco concesiones de Codere.

Con este ingreso extraordinario, el Gobierno bonaerense espera regularizar en los próximos días el pago de salarios extraordinarios a los empleados públicos, cuyo desdoblamiento motivó huelgas y un pedido de auxilio financiero por parte de la provincia al Estado nacional.