Las autoridades de Israel han hablado con emisarios estadounidenses la manera en que abordarían las consecuencias de una eventual caída del gobierno de Siria, informó el lunes un funcionario israelí, al tiempo que Siria admitió por primera vez la posesión de armas de destrucción masiva.

El gobierno sirio amenazó con utilizar sus armas químicas y biológicas en caso de un ataque del exterior. El abierto reconocimiento puso de relieve la preocupación israelí sobre un rápido deterioro del régimen del presidente Bashar Assad.

Israel y Estados Unidos temen que el arsenal de armas químicas de Siria pudiera caer en manos de militantes islamistas en caso de venirse abajo el régimen de Damasco. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, alertó el domingo que su país "tendría que actuar" de ser necesario para salvaguardar ese arsenal de extremistas.

Siria tiene al parecer armas químicas que afectan el sistema nervioso, así como gas mostaza y misiles Scud para lanzar sustancias químicas letales, así como diversas armas convencionales avanzadas, como cohetes antitanque y un modelo reciente de misiles antiaéreo portátil.

A una pregunta sobre si Israel y Estados Unidos habían hablado sobre una caída del régimen sirio, el funcionario del gobierno israelí dijo: "Uno puede suponer que este tipo de asuntos surgió con los funcionarios estadounidenses cuando visitaron Israel recientemente".

El funcionario, que no dio más detalles, hizo las declaraciones a condición del anonimato debido a que no tenía autorización para mencionar ante los periodistas el contenido de conversaciones confidenciales.

La secretaria estadounidense de Estado, Hillary Rodham Clinton, y el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Tom Donilon, visitaron Israel hace casi una semana. La próxima semana se espera la llegada a Israel del secretario de Defensa, Leon Panetta.