Israel se mantiene alerta ante nuevos atentados en el extranjero contra sus ciudadanos, tras el ataque de la semana pasada contra un autobús que transportaba turistas israelíes en Bulgaria y la posibilidad de que fuera un ensayo para otro contra los atletas de ese país en los Juegos Olímpicos, dijo el domingo el primer ministro israelí.

Israel culpa a Irán y sus aliados libaneses de Jezbolá del atentado de la semana pasada en el aeropuerto del balneario búlgaro de Burgas, una semana antes del inicio de los Olímpicos de Londres. Cinco israelíes, el conductor del autobús y el atacante murieron en el ataque.

Aunque los funcionarios israelíes no dieron detalles sobre las medidas de seguridad para sus atletas, se mantienen atentos al cumplirse el 40mo aniversario del ataque palestino de 1972 en los Juegos de Munich que mató a 11 atletas y entrenadores israelíes.

"Nos mantenemos alerta ante la posibilidad de que ellos (Irán y sus agentes) ataquen en otros lugares, pero no puedo aportar detalles específicos", dijo el primer ministro Benjamín Netanyahu a la cadena de televisión CBS.

Deliberadamente se abstuvo de hacer comentarios cuando le preguntaron sobre las informaciones de prensa en el sentido de que Israel teme que el ataque en Bulgaria sea el preámbulo de atentados contra el equipo olímpico israelí.

"No voy a confirmar información alguna que tengamos sobre los Olímpicos", dijo. En referencia a las informaciones de prensa, agregó que "no puedo proporcionar ninguna confirmación".

El ministro de Defensa Ehud Barak dijo a periodistas en Israel que los organismos de inteligencia de todo el mundo colaboran con los británicos "para minimizar las posibilidades de que haya posibles incidentes durante los Olímpicos".

"(Esta vigilancia) es principalmente una consecuencia de cosas que han ocurrido, cosas que todos recordamos en los Olímpicos de Munich", dijo el domingo Barak. "Debemos permanecer alertas".

El funcionario del Ministerio de Defensa Amos Guilad desestimó una noticia aparecida en el diario británico The Sunday Times según la cual Israel envió espías a las capitales europeas tras el ataque de Bulgaria en busca de un grupo terrorista iraní enviado para asesinar atletas israelíes.