El papa Benedicto XVI dijo hoy que está "profundamente impresionado por la insensata violencia" del tiroteo en un cine de Aurora, en Denver (Estados Unidos).

Tras el rezo del Angelus que celebró en Castelgandolfo (a unos 30 kilómetros de Roma), donde pasa el verano, el Pontífice agregó que comparte "la angustia de las familias y amigos de las víctimas y los heridos".

Benedicto XVI expresó su cercanía a las familias de los doce fallecidos y cerca de 50 heridos que ha causado el tiroteo de Aurora y aseguró que dedicará a ellos sus oraciones.

Los mismos deseos los expresó a las familias de las cerca 146 personas que murieron el pasado miércoles al naufragar el transbordador en el que viajaban mientras recorría la ruta desde en ruta de Dar es Salaam (Tanzania) a la isla de Zanzíbar.