El exasesor presidencial Vladimiro Montesinos, condenado por violaciones a los derechos humanos y corrupción, debe al Estado peruano un total de 200 millones de dólares por reparaciones civiles, se informó hoy en Lima.

El exconsejero de inteligencia del también sentenciado exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000) encabeza la lista de deudores del Estado a raíz de los juicios por corrupción emprendidos contra la mafia vinculada al entonces régimen, según una investigación del diario La República.

El actual procurador anticorrupción del Estado, Julio Arbizú, llegó a la conclusión, después de un arduo trabajo de análisis, de que las deudas por reparaciones impagadas de 314 sentenciados por corrupción ascienden a 1.000 millones de soles (unos 380 millones de dólares).

El expresidente Fujimori debe aproximadamente 10 millones de dólares, mientras que uno de los testaferros de Montesinos, Juan Valencia, y la exesposa del asesor, Trinidad Becerra, deben un total de 114 millones de dólares, de acuerdo a los Registros de la Corrupción citados por el diario.

Por su parte, los fondos recuperados por el Estado hasta el 2006 de cuentas bancarias en el extranjero abiertas por la mafia encabezada por Montesinos ascienden a 234 millones de dólares.

Sin embargo, en los últimos cinco años, durante el Gobierno de Alan García (2006-2011), sólo se recuperaron 11 millones de dólares del exterior.

Entre los sentenciados que han cumplido con el pago de sus reparaciones económicas están el exalcalde del distrito de Miraflores Luis Bedoya de Vivanco, que abonó 190.000 dólares, y la conocida bailarina y excongresista Susy Díaz que pagó 75.000 dólares por haber aceptado dinero de Montesinos para financiar su campaña electoral.

La Procuraduría Anticorrupción ha emprendido una serie de medidas legales como obligar a los procesados a pagar las reparaciones para obtener beneficios penitenciarios e iniciar procesos de embargo con el propósito de conseguir el pago de esas obligaciones.

"El efecto que hemos conseguido con estas medidas es muy bueno", afirmó Arbizú, después de haber encabezado un mediático proceso de embargo de bienes contra el excongresista Alberto Kouri, cuya grabación recibiendo un soborno de manos de Montesinos causó la caída del Gobierno de Fujimori en el 2000.