El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy en Montenegro la unidad de la comunidad internacional para presionar a las partes enfrentadas en Siria para que pongan fin al conflicto armado.

"Diecisiete mil personas fueron asesinadas en Siria en los últimos 17 meses, y eso es inaceptable", declaró Ban en la ciudad montenegrina de Cetinje, en una escala de su gira por los Balcanes.

Preguntado en una rueda de prensa sobre la posibilidad de que EEUU de actúe al margen del Consejo de Seguridad de la ONU en el conflicto sirio, Ban dijo que no estaba en estos momentos en posición de comentar el informe estadounidense sobre esos planes.

"Debemos alentar, movilizar el sistema entero para llegar a una solución política y poner fin al sufrimiento. En ello me comprometeré yo, la ONU y el emisario conjunto de la ONU y la Liga árabe para que cumplamos nuestro cometido hasta el final" manifestó Ban en dicho contexto.

Al referirse a Montenegro, Ban indicó que el reciente visto bueno de la Unión Europea (UE) para iniciar las negociaciones para el ingreso del país es una muestra de "respeto a la estabilidad de Montenegro y de lo que ha logrado en los últimos seis años, desde su independencia".

Montenegro se independizó en 2006 del Estado común que formaba con Serbia desde la descomposición de la antigua Yugoslavia en la década de los noventa.

Ban se entrevistó con el presidente de Montenegro, Filip Vujanovic, y tiene previsto reunirse mañana con el primer ministro, Igor Luksic, antes de viajar a Serbia.