El grupo "Pastores por la Paz", que aboga por el levantamiento del bloqueo de EE.UU. contra Cuba, completó hoy su 23 viaje a la isla para desafiar esa política de Washington, con un cargamento de casi 100 toneladas de ayuda humanitaria.

La caravana, organizada por líderes religiosos norteamericanos desde 1992, viajó a La Habana procedente de México después de cruzar esta semana la frontera de Estados Unidos con ese país para trasladar allí sus donativos, informaron hoy medios oficiales.

El grupo, integrado por unos 60 activistas, arribó a La Habana encabezado por el reverendo Luis Barrios y por Gail Walker, hija del reverendo Lucius Walter, fundador y líder de "Pastores por la Paz" hasta su fallecimiento en 2010.

Al igual que en años anteriores, la "Caravana de Amistad con Cuba" del grupo religioso, organizada por la Fundación Interreligiosa por la Organización Comunitaria (IFCO, por su sigla en inglés), recorrió varias provincias de Canadá y decenas de estados de EE.UU. para recabar su ayuda humanitaria para Cuba.

Según el programa divulgado, los activistas visitarán hospitales, centros culturales, iglesias y otras organizaciones "dedicadas a los esfuerzos cubanos del desarrollo sustentable".

Durante su estancia hasta el 31 de julio en la isla, también recibirán un taller sobre el proceso de "actualización" del socialismo cubano y se reunirán con familiares de los agentes cubanos presos en EE.UU. por cargos relacionados con espionaje.

En agosto del año pasado, más de 80 activistas fueron interrogados por las autoridades de inmigración y aduanas en el estado de Texas, tras completar su vigésima segunda caravana de envío de ayuda humanitaria.

Aunque en esa ocasión no hubo detenciones, los activistas dejaron claro que continuarían este tipo de actividades para protestar contra un embargo que ellos califican de "inmoral" y "contraproducente".

Cuba sostiene que, desde su aplicación en 1962, el bloqueo ha causado al país pérdidas que rondan los 104.000 millones de dólares, aunque el daño podría superar los 975.000 millones si se reajusta de acuerdo a la depreciación del dólar frente al valor oro en el mercado financiero internacional.