Un atacante suicida hizo estallar sus explosivos en el complejo de un comandante extremista en el noroeste de Pakistán el sábado, matando al menos a nueve personas, incluyendo tres niños, dijo la policía.

En tanto, una bomba estalló al paso de un autobús de pasajeros en el noroeste del país, matando al menos a tres personas.

Amjad Khan, un alto funcionario de la policía tribal, dijo que el completo atacado en la aldea de Spin Dal, en el área de Orakzai, era propiedad del comandante Mullah Nabi.

No estaba claro quien lanzó el ataque.

Nabi es el rival de otro prominente comandante de Orakzai, Mullah Toofan, que está aliado con el Talibán pakistaní.

Khan dijo que el atacante suicida trató de ingresar a los cuartos de huéspedes en el complejo y detonó los explosivos que llevaba cuando fue frenado por los guardias.

Sabar Gul, otro funcionario policial, dijo que entre los muertos había tres niños.

En el caso de la bomba en la región tribal del Alto Dir, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, el agente policial Zahir Shah dijo que siete personas resultaron heridas.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato responsabilidad del ataque, y Shah dijo que los muertos y heridos habían sido llevados a un hospital.

El Alto Dir está ubicado en el volátil noroccidente de Pakistán, cerca de la frontera con Afganistán, y es considerado un santuario de los extremistas islámicos.

El ejército pakistaní, con ayuda de líderes tribales, ha lanzado varias ofensivas contra milicias en el área, pero la violencia ha continuado.