El ministro español de Defensa, Pedro Morenés, analizará el lunes en Washington con su homólogo estadounidense, Leon Panetta, la situación de Afganistán tras la retirada de las tropas internacionales en 2014 y los detalles del despliegue del escudo antimisiles en una base de España.

Morenés viajará mañana a Washington y el lunes, tras hacer una ofrenda floral a los caídos en el cementerio nacional de Arlington, donde descansan los restos de miles de soldados estadounidenses muertos en combate, se trasladará al Pentágono para reunirse con el secretario de Defensa de la Administración Obama, Leon Panetta.

Según avanzaron a Efe fuentes del Ministerio de Defensa, las cuestiones más importantes que analizarán, aparte de hacer un repaso a la situación internacional, serán el Afganistán post 2014 y el escudo antimisiles que la Armada de Estados Unidos desplegará en Rota.

Los países miembros de la OTAN están preocupados por lo que pueda suceder en el país asiático una vez se produzca el repliegue, fijado para ese año.

Esta cuestión ya se abordó en la última cumbre de la Alianza Atlántica, celebrada el pasado mes de mayo en Chicago.

Durante la misma, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se comprometió a que España seguirá apoyando a Afganistán una vez las tropas internacionales se hayan retirado y anunció una aportación económica razonable a la nueva misión que se ponga en marcha, que todavía está por definir.

Estados Unidos ha propuesto reunir 4.100 millones de dólares anuales para el periodo 2015-2018 y en sus cálculos a nuestro país le corresponderían 30 millones de dólares anuales.

Respecto al escudo antimisiles de Rota (en el sur de España), los ministros abordarán los últimos detalles de su despliegue, entre ellos la fecha y los buques participantes, que serán cuatro, equipados con el sistema antiaéreo Aegis.

El acuerdo con Estados Unidos anunciado el 5 de octubre de 2011 por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, prevé que la base gaditana de Rota acoja, además de a esos cuatro navíos, a 1.100 militares estadounidenses a principios de 2014.