La matanza en un cine de Colorado silenció brevemente la campaña electoral, y tanto el presidente Barack Obama como el aspirante republicano Mitt Romney modificaron sus apariciones y cancelaron los anuncios publicitarios en ese estado por respeto a las víctimas y sus familiares.

Obama dijo el sábado en su alocución radial semanal y por internet que confiaba en que todo el mundo dedique este fin de semana unos momentos "para rezar y reflexionar por las víctimas de esta terrible tragedia, por la gente que las conocía y las amaba, por todos aquellos que siguen luchando para recuperarse".

El presidente dijo que los estadounidenses deberían pensar además en "todas las víctimas de otros acontecimientos de violencia menos publicitados que ocurren en nuestras comunidades a diario. Recordemos en nuestras plegarias a todos esos estadounidenses".

De acuerdo con sus asesores, Obama recibió el sábado información actualizada de su consejero en seguridad nacional, John Brennan, acerca de la investigación del atentado y de los intentos de las autoridades por ingresar a su apartamento, repleto de trampas explosivas.

Obama y Romney usaron sus mítines electorales del viernes para hacer llamamientos a la unidad nacional tras la matanza en Aurora, en la que fueron asesinadas 12 personas y heridas más de 50. Los equipos electorales reorganizaron la aparición de sus ayudantes en los programas televisivos del domingo, lo que representó un cambio respecto del tono agrio y combativo que ha dominado hasta ahora la campaña electoral.

La matanza inyectó un nuevo tono en la campaña electoral después que Obama y Romney se habían enfrentado repetidamente por la situación económica, el programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos Medicare y las declaraciones fiscales de ingresos personales.

Obama iba a comenzar su segundo día de campaña electoral en Florida cuando ocurrió la matanza, lo que llevó a su equipo a preparar una condena de la violencia durante un acto en Fort Myers, y a cancelar un mitin en Orlando. Obama dijo a sus partidarios en Fort Myers que la matanza fue "un aviso de que la vida es muy frágil".

"Nuestro tiempo acá es limitado y precioso. Y lo que importa a final de cuentas no son las cosas pequeñas, ni las triviales", dijo el mandatario. "A la postre, se trata de cómo decidimos tratarnos los unos a los otros y cómo nos amamos".

Romney repitió el llamamiento de Obama para unir al país ante hechos como este, e indicó en Bow, Nueva Hampshire, que se sumaba al presidente y la primera dama para ofrecer sus condolencias por aquellos "cuyas vidas quedaron destrozadas en unos instantes, unos instantes de maldad en Colorado".

"La respuesta es que podemos unirnos. Mostraremos a nuestros conciudadanos el buen corazón de los Estados Unidos que conocemos y amamos", dijo Romney.

Otros prominentes legisladores consideraron que a la matanza puede seguir un momento propicio para la unidad. El líder republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo el sábado en el mensaje radiofónico de su partido que los legisladores se unían a Obama para expresar sus condolencias y transmitir sus plegarias a los series queridos de quienes murieron o resultaron lesionados.

"Sé que cuando nos topamos con un mal que no podemos comprender, los estadounidenses nos unimos y abrazamos más firmemente a nuestra familia nacional", dijo Boehner.

Pero más allá de los exhortos a perseguir metas más elevadas, el tiroteo podría colocar el control de las armas de fuego como uno de los temas principales de la campaña electoral. Hasta ahora, había sido un tópico secundario.

Como senador, Obama votó para que los fabricantes y comerciantes de armas pudieran ser sujetos de demandas civiles y, como legislador estatal en Illinois, apoyó una prohibición de todas las formas de armas semiautomáticas, así como restricciones más severas en general.

Tras el asesinato de seis personas durante un atentado cometido en 2011 en Tucson, Arizona, donde resultó gravemente herida la entonces congresista federal Gabrielle Giffords, Obama convocó a una serie de pasos para "impedir en primer lugar que unos pocos irresponsables que infringen la ley pongan sus manos en una pistola".

Entre esos pasos estaba un mejor sistema federal para verificar los antecedentes de los compradores de armas. El gobierno informó el viernes que de hecho ha mejorado la cantidad y calidad de información que fluye a ese sistema, lo que permitiría verificaciones más exhaustivas.

___

En la internet

Obama: http://www.whitehouse.gov

Mensaje de Boehner: http://www.youtube.com/JohnBoehner