El ex presidente Fernando Lugo afirmó que, tras su destitución, Paraguay está dividido actualmente entre golpistas y demócratas.

El ex obispo católico, de 61 años y enfermo de cáncer, fue desalojado el poder el 22 de junio pasado en un rápido juicio político en el Senado, a tan sólo catorce meses del final de su mandato. El vicepresidente Federico Franco asumió para completar el periodo de gobierno hasta el 15 de agosto de 2013.

"El país ahora se encuentra dividido entre demócratas y golpistas y éstos no construirán la democracia porque no tienen el aval ciudadano para dirigir una patria en desarrollo", dijo Lugo durante un mitin en la población de María Auxiliadora, a 400 kilómetros al sur de Asunción, según reporta su página digital www.paraguayresiste.com

"Agradezco a todos porque me hicieron presidente (abril de 2008). Salí, pero por la puerta ancha sin agachar la cabeza delante de la ciudadanía, el pueblo y la comunidad internacional", agregó.

Lugo anunció que leerá un mensaje al país el domingo luego de que el Tribunal Permanente del Mercosur, en Asunción, difunda su fallo sobre los pedidos de Paraguay de anular su marginación temporal y el ingreso de Venezuela al bloque aduanero regional.

Argentina, Brasil y Uruguay respondieron al Tribunal que la suspensión de Paraguay es de carácter político y no por alguna controversia comercial.