La socialdemocracia alemana centrará su campaña para las elecciones generales de 2013, donde aspira a derrotar a la canciller Angela Merkel, en la lucha contra el poder de la banca y lo que califica de "extorsión a los Estados" por parte del sector financiero.

"Las elecciones de 2013 deben conducir a imponer un freno al sector banquero y financiero", afirma el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, en un documento difundido hoy por esa formación.

Los bancos "extorsionan a los Estados" y "dictan la política", bajo la amenaza del "efecto dominó" y de los daños gigantescos que provocaría dejarlos caer, prosigue el líder del SPD, formación que el viernes respaldó en la votación de la cámara baja (Bundestag) la participación alemana en la ayuda a la banca española.

A las "operaciones de alto riesgo" de la banca se suceden "paquetes de rescate cada vez más abultados", apunta Gabriel, para el cual en lugar de tratar de salvar a bancos en quiebra se debe avanzar hacia una legislación común europea para las insolvencias del sector.

"El objetivo debe ser posibilitar que las quiebras de los bancos no arrastren al conjunto de la economía", prosigue Gabriel.

El líder socialdemócrata considera que, hasta ahora, el ámbito político, también el alemán, ha cometido "serios errores" a este respecto, por lo que conviene aplicar los correctivos necesarios.

En lugar de paquetes de rescate estatales, debe articularse un fondo privado procedente de la propia banca, que se financie con tasas a las transacciones financieras, apunta.

En caso de que, a pesar de todo, deba salir el Estado al rescate, éste debe pasar a convertirse en propietario del banco en cuestión, sea con una completa o parcial estatalización.