Irán anunció hoy que el establecimiento de tres baremos de cambio de divisas para la importación de distintos tipos de mercancías, desde las esenciales hasta las de lujo, debido a los problemas de circulante en monedas fuertes, como el euro y el dólar por las sanciones internacionales sobre el país.

Según dijo a la agencia de noticias estudiantil iraní, ISNA, el diputado Arsalan Fathipur, jefe de la Comisión de Economía y Comercio del Parlamento, los bancos solo suministrarán dólares al cambio oficial, de 12.260 riales por dólar, a los importadores de productos básicos debidamente acreditados.

La fuente agregó que a los importadores de mercancías de "interés intermedio" les ofrecerán dólares a 15.000 riales y, para los productos de lujo, "como coches y muñecas", los comerciantes tendrán que buscarlos en el mercado libre, donde actualmente se cotiza a cerca de 20.000 riales.

Fathipur confirmó que el Gobierno ha aceptado la propuesta del Legislativo de dar prioridad a la importación de bienes básicos y facilitar divisas al precio oficial, mucho más barato que el libre, para ello.

Sin embargo, según ISNA, el presidente de la Cámara de Comercio de Irán, Mohamad Nahavandian, y otros empresarios privados ya han expresado su preocupación por la implantación de este sistema y señalado que, además de problemas técnicos, también podría ser una fuente de beneficios ilegítimos para algunos y de corrupción.

El pasado 8 de julio, el ministro de Economía, Seyed Shamsedin Hoseini, dijo que el Gobierno de Teherán pretendía conseguir una sola tasa de cambio con las divisas internacionales, como el dólar y el euro, en lugar de las dos que había ahora, la oficial y la del mercado libre, muy dispares entre sí.

"A pesar de la formación de un mercado paralelo de divisas en Irán (mercado libre), el establecimiento de una paridad única con las demás divisas es la prioridad de los programas del Gobierno", dijo Hoseini hace menos de dos semanas.

Hasta el pasado diciembre, la diferencia de cambio entre el mercado oficial y el libre era pequeña, pero a partir de entonces se ha incrementado debido, entre otras cosas, a las sanciones internacionales contra Irán por su programa nuclear y las reformas económicas del Gobierno, que han propiciado una fuerte inflación.

En el presente año, muchos comerciantes iraníes se han visto con dificultades para obtener circulante en divisas fuertes debido a una reducción de remesas por las sanciones al sector petrolero y al sistema bancario iraní impuestas por la Unión Europea, Estados Unidos y otros países a Irán por su programa nuclear.