La Policía no descartó hoy que se proceda a una detonación controlada del apartamento, convertido en una trampa con explosivos, del sospechoso de la matanza en un cine cercano a Denver (Colorado, EE.UU.), que dejó 12 muertos.

Una portavoz del departamento de policía de Aurora, localidad cercana a Denver donde se produjo la matanza y donde se encuentra el apartamento, dijo hoy que debido al complejo sistema de cables y explosivos que James Holmes, el joven de 24 años sospechoso del ataque, extendió en la vivienda se podría proceder a "una detonación controlada".

La agente no quiso detallar cuándo podría tomarse esta medida, aunque aseguró que los agentes intentarán ingresar en el apartamento en la próxima hora para obtener más información y posibles pruebas.

El ataque, el peor en EE.UU. desde la matanza en 2007 de 33 estudiantes en la universidad Virginia Tech, ocurrió en la madrugada del viernes en el complejo Century 16, que tiene dieciséis salas de cine, durante el estreno de la película "El caballero oscuro" ("The Dark Knight Rises"), de la saga de Batman, al que habían acudido centenares de personas, muchos de ellos niños.

Los agentes, que incluyen miembros del FBI y de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, en inglés), han estado evaluando la situación dentro de la vivienda del sospechoso con robots y cámaras y han detectado cables trampa, grandes cantidades de munición, posibles dispositivos explosivos y contenedores con líquidos.

La portavoz de la Policía indicó que se está procediendo con cautela por el peligro que entraña la operación y se intentarán recopilar todas las pruebas posibles si finalmente se decide optar por la explosión controlada.

"Nuestra prioridad es mantener la zona segura", indicó la portavoz, aunque desde ayer, cuando el supuesto autor de la matanza confesó que tenía almacenados explosivos en su casa, se procedió ya a evacuar los edificios que rodean al apartamento de Holmes.

La policía indicó que la detonación controlada podría ir acompañada de una gran explosión y fuego.

Hasta el momento los vídeos tomados han dejado a la policía y los agentes federales sorprendidos por la sofisticación y elaborados dispositivos que se encuentran en el interior, que descartaron que estén unidos a temporizadores.

En el pequeño apartamento del atacante los agentes han hallado lo que parecen ser una treintena de morteros o munición de gran calibre, que primero se intentarán desactivar y trasladar a un lugar seguro.