El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró hoy que el desempleo en su país mantiene una tendencia a la baja, ya que en junio el indicador llegó al 5,2 %, menor al 6,4 % registrado en el mismo mes del año pasado.

Correa aclaró que, si bien se ha registrado un aumento de 0,3 % en el indicador de junio respecto a mayo, la tendencia general es a la baja y a una mejora en la calidad del empleo.

El mandatario, en su habitual informe de los sábados, criticó a analistas y medios de comunicación por haber "estropeado" los indicadores para mostrar un supuesto deterioro del empleo en Ecuador y remarcó que el indicador de su país es incluso "muy bueno" en comparación a las tasas de otros países de la región.

"¡Cómo han estropeado ciertos analistas y medios de comunicación las cifras del desempleo!", se lamentó Correa, tras señalar que no es adecuado comparar, en este caso, el índice de un mes con el inmediato anterior.

Para él, que es economista de profesión, se deben comparar los indicadores mensuales correspondientes a los meses del año anterior para tener un análisis general de la situación del desempleo.

Si se compara la cifra de junio de 2011 (6,4%) con la del mismo mes de este año (5,2 %), "la tendencia del desempleo, gracias a Dios, sigue a la baja", subrayó.

"Creo que eso (el índice) se va estabilizar por ahí, porque, cifras más bajas es difícil de lograr", agregó el mandatario que insistió en que "sigue mejorando la calidad del empleo", porque también se ha reducido la cifra del subempleo o empleo precario.

"Son cifras históricas", porque hace algunos años, sumado desempleo y subempleo, se superaba la barrera de los 60 puntos, recordó.

Según cifras oficiales, entre abril y junio de este año el porcentaje de personas subempleadas cayó nueve décimas con respecto a los tres meses anteriores y se situó en el 43 %.

La economía ecuatoriana creció un 7,78 % el año pasado, lo que redujo el desempleo urbano del 6,1 % en diciembre de 2010 al 5,1 % en diciembre de 2011.

El Banco Central prevé una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) del 5,3 % este año.