El gremio de los futbolistas bolivianos determinó suspender el inicio del torneo Apertura del fútbol boliviano que debía disputarse el sábado, por incumplimiento del pago de salarios a dos jugadores.

La liga boliviana tenía programado iniciar el torneo en la ciudad sureña de Potosí con el partido entre Real Potosí y el recién ascendido Petrolero. Sin embargo, horas antes del cotejo los dirigentes de Futbolistas Agremiados de Bolivia (FABOL) dispusieron no asistir al partido "por solidaridad".

El asesor de FABOL, David Paniagua, explicó a radio Erbol que su institución decidió "no jugar la primera fecha del torneo por la intransigencia del Club Oriente Petrolero que no ha pagado a dos de sus jugadores". El inicio de la primera fecha a su vez queda en suspenso.

"Se le deben 63 mil dólares a Juan Carlos Arce y 42 mil dólares a Joselito Vaca", aseguró Paniagua.

Agregó que las negociaciones continúan y que se "respetará las fechas" para las presentaciones a nivel internacional como la Copa Sudamericana, en la que debutarán Oriente Petrolero, Universitario y Aurora.