James Holmes Eagen salió de un muy bien cuidado enclave de casas de dos pisos con techos de tejas rojas en San Diego, donde los vecinos lo recuerdan como un joven acicalado y estudioso de pocas palabras.

Alto y de pelo oscuro, miró fijamente a la cámara con sus ojos claros para una fotografía del anuario escolar de 2004, con un uniforme blanco del equipo de fútbol del colegio con el número 16. Hijo de una enfermera, Arlene, y un gerente de una compañía de software, Robert, James Holmes era un brillante estudiante de ciencias en la universidad.

El mayor misterio en torno de este estudiante de doctorado de 24 años es por qué se puso una máscara antigás y le disparó a decenas de personas la madrugada del viernes en un cine de los suburbios de Denver, como dice la policía.

En esta época con medios sociales electrónicos generalizados, no se pudo encontrar rastro de Holmes en Facebook, LinkedIn, MySpace, Twitter o en ningún lugar en internet. O bien nunca se suscribió a ninguna red social o ha borrado su rastro.

Un vecino de hace mucho tiempo en San Diego, donde creció Holmes, recuerda sólo a un "chico tímido ... un solitario" de una familia que asistía a la iglesia. Además de jugar fútbol en la secundaria Westview, corría a campo traviesa.

El comportamiento de ratón de biblioteca ocultaba una vida desatada. Holmes tuvo problemas para encontrar trabajo después de graduarse con honores en el 2010 con un grado en neurociencia de la Universidad de California en Riverside, dijo el vecino Tom Mai, ingeniero eléctrico retirado.

Holmes se matriculó el año pasado en un programa de doctorado en neurociencia en la Universidad de Colorado, en Denver, pero estaba en el proceso de abandonar los estudios, dijeron autoridades escolares que no ofrecieron algún motivo. La escuela dijo después en un comunicado que dejó el doctorado en junio de 2012.

En cuanto a logros académicos, según recuerda el rector de Riverside Timothy P. White, Holmes estaba entre los mejores estudiantes.

Holmes concentraba sus estudios en "cómo nos comportamos", agregó White. "Es irónico y triste".

A la distancia, la vida de Holmes parece intachable, un joven con un potencial ilimitado. No hay indicios de que tuviera problemas con la policía.

De alguna manera, el buen estudiante y vecino reservado llegó a un punto en el que se tiñó el pelo de rojo y se hizo llamar "El Guasón" ("The Joker"), como el villano de pelo verde de las películas de Batman, de acuerdo con el comisionado de policía de la ciudad de Nueva York, Ray Kelly, quien dijo que fue informado al respecto.

La policía le preguntó a Ben Lung, de 27 años, que vive en el mismo edificio que Holmes, si había visto a alguien con "el pelo notablemente teñido". Lung dijo que no.

Las autoridades dijeron que Holmes llegó al cine vestido de negro, ataviado con una máscara de gas, casco antibalas, un chaleco y protector de piernas, guantes negros y protectores en su garganta y la ingle. Estaba armado con un rifle de asalto, una escopeta y una pistola Glock.

___

Blood reportó desde Los Angeles. Entre los colaboradores de The Associated Press para este reporte se incluyen Elliot Spagat y Julie Watson en San Diego; Eileen Sullivan, Alicia A. Caldwell y Pete Yost en Washington; Tom Hays en Nueva York; Amy Taxin en el Condado Orange, California; Colleen Slevin en Denver; y Eric Carvin y la investigadora de la AP Judith Ausuebel en Nueva York.