El virtual candidato republicano a la Presidencia, Mitt Romney, dijo hoy en un comunicado que tanto él como su esposa Ann están "profundamente entristecidos por la noticia de esta violencia insensata", tras el tiroteo en un cine cercano a Denver en el que murieron al menos 12 personas.

"Oramos por las familias y los seres queridos de las víctimas en esos momentos de inmensa pena", añadió Romney. "Esperamos que la persona responsable por este crimen terrible sea llevada pronto ante la justicia".

La policía confirmó que han detenido a James Holmes, un joven de 24 años sospechoso de ser el autor del tiroteo ocurrido esta madrugada en un cine de la localidad de Aurora, a las afueras de Denver (Colorado), en el que, además, resultaron heridas alrededor de medio centenar de personas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, declaró que él y su esposa Michelle están "conmovidos e impresionados" por el ataque esta madrugada.

"Michelle y yo estamos conmovidos, impresionados y apenados por el tiroteo", señaló una declaración de Obama difundida en West Palm (Florida) donde el presidente finaliza hoy una gira electoral.

Romney, exgobernador de Massachusetts, que será confirmado el mes que viene como candidato presidencial republicano, es un firme defensor de la Segunda Enmienda de la Constitución que defiende el derecho a poseer armas de fuego por parte de la ciudadanía.

En Estados Unidos hay más de 300 millones de armas de fuego en posesión de los ciudadanos, y los esporádicos incidentes de matanzas reavivan el debate sobre esa disponibilidad.

En cada ciclo electoral la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés) vuelca su respaldo mayormente por candidatos republicanos que responden lealmente obstruyendo las iniciativas para restringir la venta de armas de fuego, especialmente las de tipo militar.

Los sectores más conservadores han denunciado recientemente la supuesta disposición del Gobierno de Obama a firmar una convención internacional para el control del tráfico de armas, como un primer paso para la confiscación del armamento en Estados Unidos.

El tiroteo de esta madrugada es el peor ocurrido en Estados Unidos desde la matanza en 2007 de 33 estudiantes en la universidad Virginia Tech y se produjo a tan solo 20 kilómetros de la masacre del instituto de Columbine en 1999, en la que dos alumnos dieron muerte a 13 personas antes de suicidarse.