Quince personas fueron detenidas, entre ellas un menor, y 16 trasladadas al hospital con heridas leves a consecuencia de los enfrentamientos de la pasada noche al término de una manifestación contra los recortes que se desarrolló en Madrid.

Miles de personas, convocadas por los principales sindicatos del país, marcharon en la noche del jueves por calles del centro de la capital para rechazar medidas de ajuste del Gobierno, como la subida del IVA (impuesto que grava los bienes de consumo), el recorte de las prestaciones de desempleo y la supresión de la paga extra de Navidad a los funcionarios.

Horas antes el Parlamento español había aprobado el nuevo paquete de medidas, el cuarto que adopta el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy en poco más de seis meses de gobierno, con el fin de reducir el déficit público como exige la Unión Europea.

Según informó a Efe la Jefatura Superior de Policía, 15 personas fueron detenidas por desórdenes públicos y resistencia a la autoridad.

En total, 39 personas recibieron atención médica, de las que 16 fueron trasladadas a hospitales, incluidos dos policías, todas ellas con heridas de carácter leve o muy leve producidas por caídas, golpes y contusiones, y ninguna quedó ingresada, dijo a Efe un portavoz del Servicio Asistencial Municipal de Urgencia y Rescate (Samur).

Al término de la protesta, a la que según fuentes de la Policía asistieron unas 40.000 personas -600.000 según los convocantes-, se produjeron enfrentamientos entre grupos de manifestantes y fuerzas policiales.

Los antidisturbios cargaron contra personas que habían prendido fuego a contenedores de basura en calles próximas al Congreso de los Diputados.

Las manifestaciones se extendieron a más de 80 ciudades de toda España y se desarrollaron mayoritariamente de forma pacífica.