Las campañas de Mitt Romney y el presidente Barack Obama están ganando un acento español, y eso no le sorprende a nadie.

El hijo de Romney, Craig, se ha convertido en el intérprete personal de su padre. En un anuncio televisivo, Craig Romney explica en buen español que su padre es un hombre "con grandes convicciones".

La campaña de Obama, en tanto, ha reciclado su lema de la campaña del 2008 "Sí se puede", en un intento para retener el respaldo hispano que recibió la última vez que se presentó a elecciones.

Una funcionaria del Consejo Nacional de La Raza, Clarissa Martínez de Castro, dijo que el idioma no va a ser suficiente para ganar el apoyo de los votantes latinos. Dijo que ambas campañas tienen que alentar a más hispanos a registrarse como electores y atraerles políticamente con asuntos como creación de empleos y la economía.