La policía de Nueva York ha reforzado las medidas de seguridad en los cines de la ciudad donde se exhibe la nueva entrega de la saga de Batman después de la matanza de la pasada madrugada en una sala de Colorado.

"Como medida de precaución contra imitadores tras el horrendo tiroteo en Colorado, la Policía de Nueva York está ofreciendo protección en los cines donde se exhibe The Dark Knight Rises", afirmó el jefe del departamento, Raymond Kelly.

La seguridad también se ha "intensificado" hoy en las salas de cine de Long Island (Nueva York), donde se ha duplicado la presencia de patrullas policiales y unidades de operaciones especiales, según la policía del condado de Nassau.

Un hombre entró la pasada madrugada en un cine de la localidad de Aurora, a las afueras de Denver, y disparó contra los asistentes en un trágico suceso que dejó al menos 12 muertos y decenas de heridos, según el último balance de las autoridades.

Testigos indican que el atacante vestía de manera similar al antagonista de Batman en la película que proyectaban, un terrorista llamado "Bane", que tiene el rostro cubierto por una máscara y amenaza con detonar una bomba en una metrópoli.

La policía local ha indicado que el sospechoso es James Holmes, un hombre blanco, de 24 años, que fue arrestado sin violencia y dijo a las autoridades que había explosivos en su automóvil y su apartamento, que está siendo registrado por los investigadores.

Los medios locales han detallado que diez de las personas asesinadas fallecieron en la misma sala de cine, mientras que la muerte de las otras dos fue declarada en los centros médicos a donde habían sido trasladados para ser atendidos de las heridas.