El tiroteo mortal en un cine de Colorado consumió el viernes la campaña presidencial. La tragedia hizo a un lado la agria competencia política y por lo menos temporalmente unió a los candidatos en un propósito común.

"Habrá otros días para hacer política", dijo apesadumbrado el presidente Barack Obama.

El mandatario y su rival republicano, Mitt Romney, se apresuraron no sólo a reaccionar ante los asesinatos, sino a distanciarse de una campaña que se ha vuelto cada vez más mezquina y amarga. Obama limitó su acto de campaña en Fort Myers a hacer comentarios de menos de ocho minutos, dedicados exclusivamente a la tragedia.

"Nos recuerda todas las formas en las que estamos unidos como una familia estadounidense", dijo Obama quien también pidió un momento de silencio que duró 20 segundos, mientras se podía escuchar a un bebé llorar.

Romney también apeló a la unidad en Bow, Nueva Hampshire, donde tenía programadas actividades.

"Pasaremos menos tiempo pensando en las preocupaciones de nuestros días y más ideando formas de ayudar a aquellos que necesitan más nuestra compasión", dijo en sus breves declaraciones ante un público apagado. "La respuesta es que nos podemos unir. Le mostraremos a nuestros compatriotas el buen corazón de los Estados Unidos que conocemos y amamos".

Obama canceló una segunda aparición cerca de Orlando, en Florida, y regresó a Washington. Romney, también canceló algunas entrevistas. Ambos candidatos retiraron sus anuncios de campaña en Colorado y cancelaron las participaciones de sus integrantes de campaña en los programas de entrevistas del domingo por la mañana.

Obama recibió la noticia del ataque al amanecer en un hotel cerca de West Palm Beach, en Florida, de parte del asesor contra terrorismo John Brennan. La Casa Blanca dijo que al parecer no hay una relación entre el tiroteo y el terrorismo.

El vicepresidente Joe Biden y los altos funcionarios de la Casa Blanca iban a recibir un informe sobre la investigación de Brennan y el director de la FBI Robert Mueller en el Despacho Oval el viernes por la tarde, tras el regreso de Obama de Florida.

"Nuestro tiempo acá es limitado y precioso", dijo Obama a sus partidarios en Fort Myers. "Lo que importa a final de cuentas no son las cosas pequeñas, ni las triviales, que nos consumen y consumen nuestras vidas cotidianas. A la postre, se trata de cómo decidimos tratarnos los unos a los otros y cómo nos amamos. Es lo que hacemos en la vida diaria lo que da sentido y propósito a nuestras vidas".

Romney dijo que se sumaba al presidente y la primera dama al expresar sus condolencias "para aquellos cuyas vidas quedaron destrozadas en unos minutos, unos minutos de maldad en Colorado".

"Hoy me presento ante ustedes no como un hombre que se postula a la presidencia, sino como un padre, un abuelo, un esposo, un estadounidense", agregó. "Es momento de que miremos en nuestros corazones y recordemos cuánto nos amamos mutuamente y cuánto amamos y cuánto nos importa nuestro gran país. Hay mucho amor y bondad en el corazón de Estados Unidos".

El ataque cometido aparentemente por un sólo hombre mató a 12 personas e hirió al menos a 60 más en un cine de Colorado durante una función de "Batman".

___

Los redactores de Associated Press Jim Kuhnhenn, Ben Feller, Mark Smith y Laurie Kellman en Washington, Tamara Lush en Fort Myers y Steve Peoples en Nueva Hampshire contribuyeron a este artículo.