La prima de riesgo de España, que hoy alcanzó durante la sesión los 612,5 puntos básicos, un máximo histórico desde la creación del euro, terminó la jornada en 609,9 con la rentabilidad del bono hispano al 7,26 %.

El sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda soberana española en el mercado secundario se disparó después de que el rendimiento del bono alemán a diez años, cuyo diferencial con el español del mismo plazo mide el riesgo país, cayera con fuerza hoy hasta el 1,164 %.

Al cierre de la sesión, el alemán acabo en el 1,167 %

Los analistas consultados por Efe destacaron que el Banco Central Europeo (BCE) tiene que intervenir y comprar deuda de los llamados países periféricos, ya sea en el mercado primario -en las subastas- o en el secundario, para evitar los temores de los inversores a la ruptura del euro.

Y todo sin olvidar que, aunque España esté ahora protagonizando los miedos, estos temores también afectarán a Italia y Francia a medio plazo.

Los expertos del mercado también lamentaron que el BCE informase hoy de que va a dejar de aceptar como garantía en sus operaciones de refinanciación instrumentos de deuda emitidos o garantizados por Grecia.

La presión sobre la deuda española se incrementó pese a las medidas de ajuste aprobadas por el Gobierno español, como explicó hoy la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Admitió que ésta ha sido "una semana complicada", aunque recordó que el Gobierno "está haciendo su parte, lo que le corresponde, que es cumplir su compromiso de reducción del déficit y la puesta en marcha de reformas estructurales".

Tampoco los ministros de Finanzas de la zona del euro, que se reunieron para aprobar, mediante teleconferencia, los términos y las condiciones de la ayuda de hasta 100.000 millones de euros que recibirá España para sanear su sector financiero, aplacaron al mercado.

La intervención de Grecia, en mayo de 2010, se produjo cuando la rentabilidad del bono a diez años superaba el 12 % y la prima de riesgo se aproximaba a los 1.000 puntos básicos, en tanto que la de Irlanda, fue con el bono por encima del 9 % y su prima de riesgo en 544 puntos básicos.

En mayo de 2011, la prima de riesgo portuguesa alcanzaba 627 puntos básicos, el rendimiento del bono a diez años superaba el 10 % y el país pedía el rescate.

El riesgo país de Italia también sufrió este viernes la presión del mercado y acabó la sesión en 500 puntos básicos.

El euro bajó hoy con fuerza y perdió el nivel de los 1,22 dólares después de que España rebajara sus perspectivas de crecimiento para 2013 y 2014.