La pobreza en Chile disminuyó en 0,7 puntos porcentuales, desde un 15,1 % en el año 2009 a un 14,4 %, según los datos de la última Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) dada a conocer hoy por presidente Sebastián Piñera.

En tanto, la extrema pobreza (indigencia) también bajó en 0,9 puntos, desde el 3,7 % en el 2009 al 2,8 %, que supone la cifra más baja desde 1990, cuando comenzó a realizarse la encuesta,

El 2,8 % supone que unas 148 mil personas han logrado salir de la indigencia desde 2009, según los datos presentados por Piñera, que estaba acompañado del ministro de Desarrollo Social, Joaquín Lavín.

La cifra de pobreza total, no obstante, es superior al 13,7 % registrado en la encuesta Casen del 2006.

La cifra fue recibida con alguna sorpresa por algunos analistas, que habían anticipado un aumento de la pobreza, por los efectos del terremoto del 27 de febrero de 2010, que dejó 800 mil damnificados y por el alza en los precios de los alimentos que se ha observado en los últimos años.

"La noticia es buena porque fueron dos años difíciles, dos años en que tuvimos que enfrentar un aumento del precio de los alimentos, que subieron bastante más que el IPC, y en que hubo que enfrentar un terremoto", comentó sobre este punto el ministro Joaquín Lavín.

Para las autoridades, aunque la cifra es mayor que la anotada en 2006, es positiva porque muestra que el país logró revertir una tendencia negativa, con un aumento de la pobreza hasta el 15,1 % entre ese año y el 2009.

Sebastián Piñera, sobre lo anterior, advirtió que "aún queda mucho camino por recorrer" en esta materia y manifestó su deseo de que antes de que termine su periodo (en marzo de 2014) se haya erradicado la indigencia en Chile.

"Quiero pedir a todos los chilenos que unamos nuestras almas detrás de esta gran causa, para que Chile pueda decir antes de que termine nuestro Gobierno que hemos logrado terminar con la pobreza extrema", precisó el mandatario.

"Que (se pueda decir) que hemos sentado las bases para que ojalá un próximo Gobierno pueda decir que también hemos logrado dejar atrás y para siempre la pobreza y la indignidad que afecta a tantos compatriotas", añadió.

Según Lavín, la disminución de la pobreza se explica por el crecimiento económico, que ayudó a crear, sobre todo en 2011, una gran cantidad de empleos y por las políticas sociales implementadas por el Gobierno.

"Pese a las circunstancias adversas, la economía creció tanto que creó mucho empleo y a eso se suman también políticas sociales nuevas de estos años", aseveró Lavín.

Según Rodrigo Jordán, presidente de la privada Fundación para la Superación de la Pobreza, el problema de fondo es que la velocidad de descenso de la pobreza ha disminuido en la última década.

En el decenio de los años 90, la pobreza cayó desde un 38 % a un 20 %, "es decir casi 20 puntos" y desde el año 2000 bajó poco sólo algo más de cinco puntos.

"Se pone mucho más difícil la pega (el trabajo), es mucho más refractaria la pobreza, más dura a las políticas que un gobierno pueda hacer o un crecimiento económico", dijo Jordán a radio Duna, aunque matizó que la tendencia "debiera seguir a la baja".

Ello, a su juicio, porque aunque se han modernizado "las matrices del producto-consumo", es decir, la ficha de caracterización Social (CAS) y el Índice de Precios al Consumidor (IPC), no ha ocurrido lo mismo con la forma de medir la pobreza.

La pobreza "está medida con los patrones de consumo del año 1987. Si seguimos así vamos efectivamente a superar la pobreza extrema en 2014, pero es porque la barra de medida no tiene ninguna exigencia. Es como hacer un poquito de trampa", sostuvo.

La encuesta CASEN sirve de base para determinar las políticas sociales de los gobiernos hacia los sectores de menores ingresos. Se aplica a unos 71.500 hogares del país, distribuidos en unos 335 municipios y su margen de error es de un 0,36 %