Los ministros de Hacienda de los 17 países que utilizan el euro aprobaron el viernes por unanimidad las condiciones para prestar a los bancos españoles hasta 100.000 millones de euros (122.900 millones de dólares).

El acuerdo se produce mientras continúa el nerviosismo de los mercados por la economía española, y la posibilidad de que el propio gobierno necesite ser rescatado, lo que hizo que la prima de riesgo superara los 600 puntos y cayera la bolsa de valores madrileña. A primeras horas de la tarde, el índice bursátil IBEX bajaba un 3,6% y el interés de los bonos soberanos a 10 años era del 7,15%.

El documento, firmado por los ministros de Hacienda de la eurozona tras una teleconferencia efectuada el viernes, pide la rígida supervisión de los bancos que reciban ayuda. Requiere además al gobierno español que presente este mes un plan para reducir el déficit a menos del 3% del producto interno bruto para el 2014.

"El eurogrupo está convencido de que las reformas anexas al acuerdo financiero asegurarán la vuelta de todas las partes del sector bancario español a la solidez y estabilidad", dijeron los ministros de Hacienda en una nota.

El acuerdo, que será firmado los próximos días, fija una entrega inicial de 30.000 millones de euros (36.900 millones de dólares) este mes. La cuantía del dinero necesario para blindar la banca española seguramente no será conocida hasta septiembre, una vez que cada entidad bancaria haya sido examinada.

"El propósito de este programa es muy claro: dotar a España de unos bancos rígidamente regulados y rigurosamente supervisados, capaces de fomentar un crecimiento económico sostenible", dijo en una declaración el comisionado de asuntos monetarios europeos Olli Rehn.

Los bancos españoles sufren cuantiosas pérdidas debido a los créditos hipotecarios morosos. El gobierno no puede rescatarlos por su propia cuenta, lo que hace temer que a la larga quizá tenga que ser rescatado.

El gobierno adoptó la semana pasada drásticas medidas de austeridad — aumento de los impuestos y reducciones salariales de los funcionarios públicos y pensiones — para reducir la deuda soberana y calmar el nerviosismo de los mercados.

Los españoles han sido duramente afectados por la crisis económica, con un desempleo que ronda el 25%.

___

Giles colaboró desde Madrid.