El nuevo secretario ejecutivo de la CIDH, el mexicano Emilio Álvarez Icaza, abogó hoy por el diálogo con los Estados en beneficio de las víctimas de violaciones de derechos humanos y se mostró abierto a posibles reformas del funcionamiento de la institución dentro del respeto a su autonomía.

"La centralidad de las víctimas es la razón de ser de un sistema de protección de derechos humanos regional" y debe ser el "objetivo común" en el trabajo con los Estados y la sociedad civil, indicó Álvarez Icaza en una rueda de prensa en Washington.

El sociólogo y expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal mexicano (CDHDF) abogó por "generar condiciones de diálogo" con los Estados, con la premisa de mantener una relación con ellos "fundamentada en la autonomía e independencia" de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Álvarez Icaza fue elegido este jueves de entre cinco finalistas por los siete comisionados de la CIDH y nombrado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, para un cargo que espera asumir "lo más pronto posible".

El mexicano sustituye al argentino Santiago Canton, que ocupó el cargo durante once años y lo abandonó el pasado 30 de junio para trabajar en el Centro Robert F. Kennedy (RFK) para la Justicia y los Derechos Humanos, de Washington.

La última etapa de Canton estuvo marcada por tensiones con países como Venezuela y Ecuador, y con la propia OEA, que aprobó unas recomendaciones no vinculantes para reformar la CIDH detrás de las que algunos activistas de derechos humanos ven un intento de limitar su labor y su independencia.

Sobre Venezuela, Álvarez Icaza dijo hoy que espera generar "las condiciones para una relación de confianza" con ese país y agregó que el Gobierno del presidente Hugo Chávez encontrará en él "la mayor voluntad de diálogo".

En abril pasado, Chávez anunció que su país se retirará de la CIDH, una institución que, a su juicio, Estados Unidos "usa" en contra de Venezuela.

Álvarez Icaza también se mostró dispuesto a "conversar" con Ecuador, cuyo canciller, Ricardo Patiño, acusó ayer a la CIDH de falta de transparencia en la selección de su nuevo secretario y dijo que su país presentará una queja al respecto.

"Soy consciente de que la CIDH enfrenta un nuevo momento y hay nuevos temas en la agenda de derechos humanos", subrayó.

Existe un "proceso de reflexión" en marcha sobre el funcionamiento y las responsabilidades de la CIDH, "y eventualmente vamos a revisar procedimientos y ver qué pasa con las medidas cautelares y la cantidad de casos que nos llegan", anotó Álvarez Icaza.