Los musulmanes de la mayor parte de los países árabes de Oriente Medio comenzaron hoy el mes de ayuno de Ramadán, durante el que tendrán que abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde el alba hasta el ocaso.

Las calles del centro de El Cairo, normalmente congestionadas por el tráfico, amanecieron hoy prácticamente desiertas en esta primera jornada de Ramadán, a lo que contribuyó también el hecho de que haya coincidido con un viernes, el primer día del fin de semana musulmán.

El mes de ayuno se inició hoy en Egipto, los países del golfo Pérsico, Sudán, Jordania y el Yemen, entre otros, después de que ayer los expertos observaran el creciente de la luna, que marca el comienzo del Ramadán.

En el caso de Siria, el conflicto que vive el país ha afectado al propio Ramadán, ya que mientras que la televisión oficial anunciaba ayer que el inicio del ayuno sería mañana, sábado, los opositores afirmaron que seguirían a otros países musulmanes y lo comenzarían hoy.

En el Líbano, hoy fue la primera jornada de Ramadán para los suníes, mientras que para los chiíes será mañana.

El carácter sagrado del Ramadán, que tiene lugar el noveno mes del calendario islámico, se debe a que fue en este mes cuando, según la tradición, el profeta Mahoma recibió la revelación del Corán.

Al ser uno de los cinco pilares del islam -junto a la oración cinco veces al día, la profesión de fe, la limosna y la peregrinación a La Meca una vez en la vida-, el Ramadán lo debe cumplir todo musulmán excepto las mujeres embarazadas, los enfermos, los niños y los viajeros.