El canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, calificó hoy de "muy positivo" el pronunciamiento hecho en Chile por representantes de estos dos países a favor del entendimiento mutuo, en consideración al proceso que mantienen en la Corte Internacional de La Haya por la delimitación marítima.

"Lo que se intenta es reforzar el compromiso de los Gobiernos de acatar la sentencia que emita la Corte Internacional de Justicia de la Haya y me parece que el pronunciamiento de los empresarios va en esa dirección, y creo que es muy positivo para ambos países", dijo Roncagliolo a la agencia estatal Andina.

Los Gobiernos de Chile y Perú destacaron hoy en Santiago de Chile la buena salud de la relación entre ambos países y expresaron su voluntad de que el clima de entendimiento actual se mantenga tras el fallo de la corte.

"Tenemos un mundo lleno de cosas en las que podemos colaborar en beneficio de ambos países", dijo el canciller chileno, Alfredo Moreno, al asistir a la presentación de una iniciativa académica denominada "Proyecto Generación de Diálogo Perú-Chile".

Moreno recordó que en diciembre próximo se realizará la fase oral del litigio que presentó Perú contra Chile para que se establezcan los límites marítimos y que el fallo se conocerá durante el primer semestre de 2013.

"Cada uno hace sus mejores esfuerzos y tiene sus confianzas, pero en definitiva vamos a tener una solución y el mundo va a seguir adelante", comentó Moreno, quien subrayó que es "importante que las relaciones sean cada vez mejores".

A su turno, Roncagliolo agregó que uno de los múltiples vínculos que une la sociedad peruana con la chilena es el sector empresarial, que se expresa en el "notable" incremento de las inversiones bilaterales.

De otro lado, al ser consultado por la presentación de la estrategia de seguridad y defensa del Gobierno chileno, Roncagliolo coincidió con el mandatario peruano, Ollanta Humala, al afirmar que estos temas "hay que tomarlos con prudencia, con tranquilidad, sin alarmismos".

La referida estrategia chilena hizo mención a la necesidad de estar preparados para enfrentar un potencial conflicto bélico.