El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó el viernes por unanimidad una resolución que prolonga por otros 30 días la presencia de unos 300 observadores del organismo mundial en Siria, con la posibilidad de nuevas prorrogas.

Rusia dijo que vetaría el borrador británico original, pero se unió a los otros 14 miembros del Consejo para respaldar el texto británico enmendado.

La resolución concluirá la presencia de los observadores en 30 días pero la renovará si el secretario general Ban Ki-moon y el Consejo de Seguridad confirman que el uso de armas pesadas ha concluido y ha mermado el nivel de violencia en Siria.

El mandato de los observadores debería expirar el viernes.

La presión internacional sobre el régimen del presidente Bashar Assad aumenta para que concluya la guerra civil.

El Consejo votó poco después que el embajador ruso en París, Alexander Orlov, dijera que en su opinión Assad está dispuesto a renunciar "de forma civilizada". El gobierno sirio negó de inmediato la versión, y la cancillería rusa dijo que sus palabras fueron sacadas de contexto y han sido "erróneamente interpretadas".

Orlov dijo que la determinación de Assad de aceptar en junio un acuerdo internacional para la transición a un régimen más democrático y su posterior decisión de nombrar a un representante a fin de negociar la transición significaban que estaba preparado para ceder el poder.

Siria parece sumirse en el caos ante la intensificación de los combates en los alrededores de la capital, Damasco, dos días después de que el círculo íntimo del régimen de Assad fue objeto de un ataque que mató a tres altos funcionarios de defensa.

"Personalmente ... creo que será difícil para él (Assad) permanecer en el cargo considerando todo lo que ha ocurrido", expresó Orlov en una entrevista con Radio France Internationale.

El futuro de los observadores había quedado en el limbo ante los vetos de Rusia y China del jueves a una resolución occidental para presionar a Assad a concluir la guerra civil mediante sanciones si las fuerzas gubernamentales sirias y las armas pesadas no son retiradas de los centros de población en 10 días.

El embajador ruso en la ONU Vitaly Churkin dijo que vetaría la versión original británica sobre los observadores de la ONU y respaldaría un texto paquistaní que habría prolongado la misión por 45 días, con la posibilidad de más renovaciones. Empero, tras mantener consultas a puerta cerrada con Pakistán, los 15 miembros del Consejo aceptaron la versión británica modificada.

___

Ganley contribuyó desde París.