Brasil estudia la aplicación de sanciones comerciales contra Estados Unidos, aprobadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), ante la posibilidad de que aumenten los subsidios al algodón con la ley agrícola en discusión en el Congreso norteamericano, dijo el viernes un negociador brasileño.

El diplomático Roberto Azevedo, embajador de Brasil ante la OMC, afirmó en conferencia de prensa que su gobierno retomaría las sanciones por 829 millones de dólares anuales que la organización internacional autorizó en 2009 al reconocer que los subsidios norteamericanos al algodón son ilegales.

Indicó que los valores de los subsidios varían en el proyecto de ley de acuerdo con los diferentes criterios que podrían ser aplicados, pero en general apuntan a una distorsión comercial que sería inaceptable para el país suramericano

"El gobierno brasileño, teniendo presente la posibilidad de un desenlace negativo (con la nueva ley agrícola), nos estamos preparando con un grupo de trabajo interministerial que está examinando cómo reintroducir esas sanciones económicas aprobadas por la OMC, que estarían en vigor por el incumplimiento norteamericano de sus obligaciones", declaró Azevedo en conferencia de prensa.

Brasil estaba listo para aplicar las sanciones en 2010 porque Estados Unidos no eliminó los subsidios al algodón, pero un acuerdo entre las dos partes permitió suspender su aplicación.

En ese año los dos países establecieron un paquete de medidas que incluyen el pago mensual de 12,3 millones de dólares para los productores brasileños de algodón para compensar las pérdidas que sufrirían como consecuencia de los subsidios estadounidenses.

Tal medida estaría vigente mientras se aprobaba la nueva ley agrícola, que en ese momento se vislumbraba como una forma de eliminar subsidios. No obstante, Azevedo insistió en que la versión de la nueva ley en discusión en el Congreso estadounidense agrava la disputa.

"Nuestras proyecciones indican que es inquietante el grado de distorsión de los programas (de subsidio al algodón en la nueva ley agrícola). Las distorsiones están muy encima de lo que sería aceptable", sostuvo el diplomático brasileño.

La actual ley agrícola en Estados Unidos se vence el 30 de septiembre, pero podría extenderse su vigencia mientras se completa la aprobación de la nueva versión de la ley.

Azevedo señaló que Brasil tendrá que esperar la aprobación final de la nueva ley agrícola para determinar el impacto que tendrá sobre el comercio del algodón y, con ello, estudiar la aplicación de sanciones.