La milicia fundamentalista islámica somalí Al Shabab podría estar preparando un gran atentado en Kenia durante el mes del Ramadán, que empieza mañana, advirtió la Policía Provincial de Nairobi.

El jefe de esa división, Anthony Kibuchi, citado hoy por el diario local Daily Nation, alertó de que "los terroristas de Al Shabab han amenazado con llevar a cabo grandes atentados durante el Ramadán".

"Que todo el mundo esté especialmente atento", dijo Kibuchi, un día después de ordenar un aumento de la presencia policial alrededor de centros comerciales y las paradas de autobús.

El jefe de la Policía Provincial dijo que también se han desplegado agentes y unidades especiales en otros "lugares vulnerables" en Nairobi, aunque no aportó más detalles.

El pasado miércoles, un informe de la ONU, que citaba fuentes de inteligencia, indicó que Al Shabab estaba planeando ataques con granadas a alguna de sus oficinas en Nairobi.

Al Shabab se ha responsabilizado de varios de los atentados -la mayoría de ellos, con granadas- que se han producido en Nairobi, la ciudad portuaria suroriental de Mombasa, el este y el norte del país desde el octubre pasado.

El último de estos ataques -que, no obstante, Al Shabab no se ha atribuido- sucedió en Wajir (noreste), donde el pasado miércoles cuatro personas resultaron heridas.

Según las cuentas del rotativo keniano, al menos 19 ataques de ese tipo se han producido desde que el Ejército keniano inició, el pasado 15 de octubre, una ofensiva en Somalia contra Al Shabab, que ha amenazado con perpetrar ataques en Kenia como represalia.

Estos atentados han dejado varias decenas de muertos y más de un centenar de heridos.

La incursión militar comenzó dos días después del secuestro de dos cooperantes españolas de la ONG Médicos sin Fronteras en el campo de refugiados de Daabad (en el este y a unos 100 kilómetros de Somalia), el cuarto en poco más de un mes, todos ellos supuestamente obra de Al Shabab, según las autoridades kenianas.

La milicia, que el pasado febrero anunció su unión formal con la red terrorista Al Qaeda, combate desde 2006 al Gobierno Federal de Transición somalí y a las fuerzas multinacionales de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.