Al menos ocho personas resultaron hoy heridas al hacer explosión un coche-bomba en la región musulmana del sur de Tailandia, donde la organización separatista islámica arrecia los ataques, indicaron fuentes policiales.

El atentado fue perpetrado a primeras horas en la localidad de Sungai Bulok, de la provincia de Narathiwat y en la frontera con Malasia, frente a comercio de venta de ordenadores, dijo a la prensa el portavoz de la comisaría provincial de Policía, Sakkapong Kerdpol.

La explosión causó un incendio cuyas llamas consumieron parte del edificio que ocupaba este negocio y alcanzaron a otros situados a ambos lados.

El pasado miércoles en la misma provincia, cinco personas murieron y otras tantas resultaron heridas en un combate librado por rebeldes separatistas y soldados.

El movimiento separatista islámico advirtió recientemente de que aumentaría sus acciones violentas contra objetivos civiles y militares antes del inicio del Ramadán.

El pasado domingo, una cadena de atentados con bombas perpetrados en la vecina provincia de Yala causaron cuatro heridos.

Los ataques con armas ligeras, asesinatos y atentados con explosivos se suceden en las provincias de Pattani, Narathiwat y Yala, pese al despliegue de 31.000 agentes de las fuerzas de seguridad y a la declaración del estado de excepción.

Cerca de 5.300 personas han muerto a causa de la violencia en la región desde que el movimiento separatista islámico, formado por media decena de grupos, reanudó la lucha armada en enero de 2004.

Los insurgentes denuncian la discriminación que sufren por parte de la mayoría budista del país y exigen la creación de un Estado islámico que integre estas tres provincias, que configuraron el antiguo sultanato de Pattani, anexionado por Tailandia hace un siglo.