Un hombre con máscara antigás y atavío negro de policía arrojó una lata de gas en un cine atestado durante la proyección de medianoche de la nueva película de Batman y abrió fuego, en un ataque que dejó al menos 12 muertos y casi 60 heridos, informaron las autoridades.

El ataque, en los primeros minutos del viernes, fue tan extraño que algunos de los espectadores creyeron al principio que estaban presenciando efectos especiales tipo Hollywood.

Cuando el gas comenzó a propagarse, algunos de los asistentes al estreno de "The Dark Knight Rises" en un cine de la ciudad de Aurora, en las inmediaciones de Denver, vieron cerca de la pantalla la silueta de una persona que primero apuntó con un arma hacia los espectadores y luego comenzó a disparar, al parecer sin pronunciar palabra alguna.

Este fue uno de los tiroteos masivos más mortíferos en la historia reciente de Estados Unidos.

El sospechoso — identificado como James Holmes, un estadounidense blanco de 24 años y licenciado en neurociencia por la Universidad de Colorado en Denver — fue detenido cerca de un automóvil detrás del cine.

El comisionado de la policía de la ciudad de Nueva York, Raymond Kelly, dijo que el sospechoso se había pintado el cabello de rojo y se hacía llamar el Guasón (Joker), el villano en las películas de Batman. Kelly afirmó que había recibido información sobre la agresión en el cine. Pero Kelly y su vocero no mencionaron quién informó al comisionado.

El jefe de la policía en Aurora, Daniel Oates, se abstuvo de confirmar esa versión, pero admitió que había conversado con Kelly. Ambos solían trabajar juntos en Nueva York.

Las autoridades no informaron de inmediato sobre los posibles móviles. El FBI dijo que no había indicios de vínculos con algún grupo terrorista.

"Había cartuchos (vacíos) que me caían en la cabeza. Me quemaban en la frente", dijo Jennifer Seeger y añadió que el hombre, vestido como los agentes del grupo especial SWAT, disparó continuamente con recesos únicamente para recargar.

"En cada instante todo era: bum, bum, bum", recordó. "Recargaba y disparaba, y quien trataba de salir era asesinado".

La Policía informó que en total 71 personas fueron alcanzadas por los disparos.

Tres integrantes de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos resultaron heridos en el tiroteo y uno estaba desaparecido, informó el Departamento de Defensa.

Un marinero de la Armada resultó herido y otro que estaba en el cine en la localidad de Aurora no ha podido ser localizado, informó la agencia. Dos integrantes de la Fuerza Aérea también resultaron heridos.

Ambas ramas de las Fuerzas Armadas colaboraban con las familias de los heridos para asegurarse que reciban la atención necesaria.

El Departamento de Defensa también dijo que el sospechoso, James Holmes, no es ni ha sido integrante de las Fuerzas Armadas.

El jefe policial Oates afirmó que el sospechoso llevaba una máscara antigás, un casco y un chaleco blindados, así como protectores en piernas, ingle y garganta. Señaló que llevaba un fusil semiautomático del tipo militar AR-15, una escopeta y dos pistolas.

Aunque algunos testigos refirieron que el atacante ingresó por una salida lateral de emergencia cerca de la pantalla, un funcionario federal, en declaraciones anónimas, dijo que Holmes compró un billete e ingresó como parte de los espectadores.

El funcionario federal indicó que Holmes abrió y atrancó una puerta de salida en el cine mientras la película era proyectada, se colocó el equipo blindado y empezó a disparar.

Una partida de agentes del FBI y de la policía local utilizó la escalera de un carro de bomberos para acercarse al apartamento de Holmes en Aurora. Los policías colocaron en el extremo de una barra de 3,7 metros (12 pies) una cámara que les permitió descubrir en el apartamento explosivos por detonar. Las autoridades desalojaron cinco edificios mientras determinan la manera de neutralizar el material inflamable y explosivo.

"Es algo que yo no había visto antes", relató Oates.

Algunas de las víctimas del atentado fueron tratadas por la exposición a sustancias químicas relacionadas al parecer con los botes arrojados por el sospechoso. Entre los lesionados está un bebé de cuatro meses, quien fue tratado en un hospital y dado de alta.

Holmes se inscribió hace un año en un programa de doctorado en neurociencia pero estaba en proceso de retirarse, dijo la vocera Jacque Montgomery de la Universidad de Colorado en Denver.

La Policía difundió un comunicado de la familia de Holmes: "Nuestros corazones están con quienes se vieron involucrados en esta tragedia y con las familias y amigos de los afectados".

La película fue estrenada el viernes en el mundo. En Estados Unidos, el estreno incluyó proyecciones a la medianoche del jueves. La tragedia obligó a las autoridades a cancelar la premier y la alfombra roja en París. Los trabajadores retiraron los preparativos en un cine en la avenida de los Campos Elíseos.

En varias localidades de Estados Unidos, la policía y algunos cines intensificaron la seguridad en las funciones diurnas del filme, aunque muchas personas hicieron fila al afirmar que no les preocupaba el ataque.

El presidente Barack Obama dijo que estaba triste por el "tiroteo horrible y trágico", al tiempo que afirmó que su gobierno estaba "comprometido con llevar a la justicia a quien fuera responsable, garantizar la seguridad de nuestra gente y atender a quienes fueron heridos".

Este fue el peor ataque a un grupo de personas en Estados Unidos desde la agresión del 5 de noviembre de 2009 en Fort Hood, Texas, donde un psiquiatra militar mató a tiros a 13 personas, entre civiles y soldados, además de que hirió a una treintena.

En Colorado, fue el más fatídico desde la matanza del 20 de abril de 1999 en la escuela Columbine High School. En ese entonces, los estudiantes Eric Harris, de 18 años, y Dylan Klebold, de 17, mataron a tiros a 13 personas e hirieron a 26 para luego darse muerte en la biblioteca de la escuela en el suburbio Littleton de Denver, a unos 24 kilómetros (15 millas) al oeste de Aurora.

El ataque comenzó poco después de la medianoche en una de las salas del complejo Century 16 en un centro comercial de Aurora, la tercera ciudad más grande en el estado.

Los espectadores no sabían lo que estaba ocurriendo y algunos creyeron que el ataque era parte del espectáculo.

"Le dije a mi amigo 'vámonos de aquí', pero luego (el atacante) le empezó a disparar a quienes se dirigían hacia las salidas", relató Seeger a la cadena Today. Agregó que el agresor salió por un pasillo haciendo disparos, sin decir nada.

La policía, las ambulancias y los socorristas atestaron el lugar debido a los llamados telefónicos frenéticos hechos al servicio de emergencia, dijeron las autoridades.

Los agentes llegaron rápidamente al lugar y le dijeron a las personas que abandonaran la sala, dijo Salina Jordan al periódico Denver Post. La mujer agregó que la policía retiraba cuerpos del lugar.

"Warner Bros. y los cineastas están profundamente tristes de enterarse de este incidente conmovedor. Presentamos nuestras sinceras condolencias a las familias y a los seres queridos de las víctimas en este momento trágico", dijo el estudio cinematográfico.

___

Los periodistas de Associated Press Kristen Wyatt, Steven K. Paulson, Iván Moreno y Mead Gruver en Aurora; Dan Elliott y Colleen Slevin en Denver y Alicia A. Caldwell en Washington contribuyeron en la información.