Sebastian Vettel quiere ser profeta en su tierra.

Pese a haber ganado los dos últimos campeonatos mundiales de Fórmula Uno, el piloto germano nunca conquistó el Gran Premio Alemán. Pero eso podría cambiar el domingo.

También es una oportunidad para que Michael Schumacher busque ganar su primera carrera en la tercera temporada de su retorno al automovilismo con Mercedes. El múltiple campeón mundial tiene un récord de cuatro victorias en el circuito de Hockenheim, pero la escudería todavía sueña con su primer triunfo en casa desde 1954.

El Gran Premio Alemán señalará la mitad de la temporada. En las nueve carreras anteriores, solamente dos pilotos sumaron dos victorias: el líder en el campeonato Fernando Alonso (Ferrari) y Mark Webber (Red Bull). Alonso tiene 129 puntos y Webber, que ganó la última competencia en Gran Bretaña, 116.

Vettel, que solo ha ganado una vez en esta temporada con Red Bull, está tercero con 100 puntos y correrá el domingo cerca de su ciudad natal de Heppenheim.

"Hockenheim está apenas a una hora de mi ciudad, de modo que tengo allí muchos amigos y familiares y siempre es un público especial", dijo Vettel. "He corrido en ese circuito en diferentes series y siempre ha sido estupendo. No he ganado el Gran Premio todavía y, por supuesto, me encantaría".

Webber dijo que está ansioso por competir con los pilotos alemanes.

"Siempre es un buen ambiente", afirmó. "Hay muchos pilotos alemanes en competencia y el apoyo que reciben es enorme".

"Hay una recta larga en la que vamos a máxima velocidad y es importante estar al frente en el último sector debido a la combinación de curvas en rápida sucesión".

Schumacher dijo que ser local no es una ventaja pero que se siente como en casa.

"Como piloto alemán, uno sabe que los fanáticos te apoyarán y eso te hace sentir bien", comentó el siete veces campeón mundial, que fue el último alemán en ganar en su país en el 2006. "Te hace sentir orgulloso y te da mayor motivación".

El tercer puesto de Schumacher en el Gran Premio Europeo en Valencia el mes pasado fue su mejor resultado desde que volvió al automovilismo y demostró que el veterano de 43 años podría tener finalmente un automóvil competitivo.