Los trabajadores encargados del retiro de los residuos levantaron la medida de fuerza que había dejado montañas de basura amontonadas en las calles de Buenos Aires, aunque el servicio de recolección se normalizará recién el próximo sábado, confirmaron hoy fuentes oficiales.

Los manifestantes resolvieron anoche liberar el bloqueo que mantenían en una planta de recolección de residuos situada en la localidad de San Martín que recibe basura de la capital argentina y de 28 municipios de su cinturón urbano.

"Sin bloqueo sobre (la planta) CEAMSE, pedimos cooperación a los vecinos" por las demoras en la "normalización" de la recolección, indicó el ministro de Espacio Público de Buenos Aires, Diego Santilli, a través de su cuenta de Twitter.

Se estima que la ciudad acumuló unas 16.000 toneladas de residuos durante el conflicto, que lo que puso "en riesgo la salubridad" de "14 millones de personas", advirtió Santilli.

El conflicto empezó el lunes, cuando los trabajadores de la planta declararon dos días de huelga en reclamo de mejoras en las condiciones laborales, pero se agravó el martes, cuando un grupo de 'cartoneros' (recolectores informales de residuos), bloqueó el acceso a la planta por el mismo motivo.

Los protestantes levantaron la medida después de que el Gobierno porteño les denunciara ante la Justicia.