La Sociedad Rural Argentina (SRA) abrió hoy su tradicional exposición anual en Buenos Aires con fuertes críticas al Gobierno de Cristina Fernández, al que le reclamó "reglas claras" y un límite a la "asfixiante presión tributaria".

En la apertura de la 126 exposición rural, el presidente de la SRA, Hugo Biolcati, pidió "un horizonte certero de mediano y largo plazo" para el campo de Argentina, uno de los principales exportadores globales de granos.

El dirigente advirtió además que "la intervención oficial ya lleva seis años", al quejarse del alto nivel de impuestos que paga el sector agrario.

"Los impuestazos se suman a la asfixiante presión tributaria que soporta el campo, con efectos claramente confiscatorios, haciendo que el recurso suelo, subsidie los desbalances fiscales nacionales, provinciales y municipales", sostuvo Biolcati durante la apertura de la feria en el barrio porteño de Palermo.

Bajo el lema "En el campo, el futuro es hoy", la exposición de agricultura y ganadería, abierta hasta el próximo 31 de julio, cuenta con más de 500 puestos y unos 4.500 animales en exhibición.

"El campo es la gente y somos todos. El campo es un pedazo de nuestra tierra, nuestra raíz, nuestra esencia. Es el motor que todo país necesita. Necesitamos que este motor se sobreponga a las mezquindades, a las pequeñeces, a las trabas", señaló por su parte el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, uno de los principales referentes de la oposición al Gobierno de Cristina Fernández.

La apertura, en cambio, no contó con la participación de ningún representante del Gobierno nacional, con el que el sector rural está enfrentado desde marzo de 2008, cuando el Ejecutivo intentó imponer un esquema de impuestos móviles a las exportaciones de granos, que motivó una extensa huelga agraria.