El gobierno paraguayo reportó el jueves la muerte de 97 personas por influenza y resolvió prolongar las vacaciones escolares de dos a tres semanas para evitar la circulación del virus en las aulas.

En los últimos años se ha registrado un fuerte aumento en la incidencia del mal, según la oficina estatal Vigilancia Sanitaria.

"Tenemos un problema grave de salud pública debido a la influenza", dijo en conferencia de prensa el ministro de Educación, Horacio Galeano el martes por la noche.

Paraguay, un país subtropical, tiene una temperatura promedio entre 25 y 35 grados centígrados pero en junio y julio, el invierno austral, soporta temperaturas de entre 2 y 10 grados.

En tanto, el ministro de Salud Pública, Antonio Arbo, confirmó que el 90% de las camas de los hospitales públicos del país están ocupadas por enfermos de infecciones respiratorias.

La influenza, generada por los virus parainfluenza y adenovirus, mató en el año a 97 personas, comparado con 207 en todo el año anterior, según Vigilancia Sanitaria.

Hasta principios de julio se habían registrado 12.000 casos de influenza. El año pasado se registraron 6.000 casos, y en el 2010 apenas 3.000.

"Queremos cortar la circulación del virus en las aulas", apuntó Arbo, al dejar sin clases hasta el 30 de julio a más de 2.000.000 de niños y adolescentes.