El gigante tecnológico Microsoft entró en números rojos entre abril y junio, por primera vez en un trimestre desde que comenzó a cotizar en bolsa en 1986, al perder 492 millones de dólares.

La empresa informática cerró el anterior trimestre con un beneficio neto de 5.108 millones de dólares, que ya significó un retroceso del un 2,3 % interanual.

La pérdidas netas se dieron pese al ligero incremento de sus ingresos, que se situaron en 18.059 millones de dólares, algo que permitió un parco beneficio operativo de 192 millones de dólares.