Fotografías digitales tomadas por mayas y un documental sobre la historia del registro civil de una comunidad wayuu de Colombia resultaron ganadores en la primera Bienal Continental de Artes Indígenas Contemporáneas, y se expondrán el mes próximo en la Ciudad de México.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes anunció el jueves que el jurado de la bienal, cuya convocatoria se realizo el año pasado, premió a Estercilía Simanca Pushaina, indígena wayuu de Colombia, por su documental "Nacimos el 31 de diciembre" y a Sheroanawë Hakihiiwë, indígena yanomami de Venezuela, por la obra monumental en papel hecho a mano "Wathä oni-Gran serpiente tragavenados". Cada cual recibirá un estímulo en efectivo de 10.000 dólares y un diploma en la inauguración de la exposición de la bienal el próximo 9 de agosto.

El documental de Pushiana relata la manera en la que los empleados del registro civil "inventaron los nombres de los indígenas y les pusieron que todos habían nacido el 31 de diciembre y de alguna manera el efecto sociopolítico de esto, es que los pueblos wayuu siguen sin estar incorporados al Estado colombiano", dijo en conferencia de prensa Miriam Morales, directora general de Culturas Populares de México.

Un tercer premio se dividió en dos partes iguales entre dos fotógrafos mexicanos: Baldomero Robles, indígena zapoteco, por su propuesta de "Loö litz beë", y Flor Canche, indígena maya, por "Báalam. To'on k ch'i'ibalo'on". Cada uno recibirá 5.000 dólares y sus trabajos también irán a la muestra.

"Son tres premios a tres creadores excepcionales en tres artes distintas y como hubo una discusión en las fotografías, fue una propuesta de Ticio Escobar (integrante del jurado) decir este premio se da 'ex aequo', partido exactamente a la mitad a dos obras que comparten el mismo soporte", dijo Morales a The Associated Press.

El ex ministro de Cultura paraguayo Luis Manuel "Ticio" Escobar, la catedrática estadounidense de arte contemporáneo Dore Ashton, la artista indígena yup'ik de Alaska Susie Silook, el ensayista y crítico de arte Juan Rafael Coronel Rivera y la directora del Fomento Cultural Banamex Cándida Fernández conformaron el jurado.

"Hemos reconocido la vanguardia, el futuro de los artistas indígenas en el contexto comunitario y global", dijo durante la conferencia la presidenta del Conaculta, Consuelo Sáizar.

Morales relató que la bienal es un esfuerzo por terminar con la división entre el arte dominante en los mercados y el arte indígena.

"Cuando tú planteas un arte indígena contemporáneo estás haciéndole un boquete a ese sistema de dominación, un boquete enorme, porque ya no estamos hablando de artesanía, porque ya no estamos dignificando, ya no estamos sólo elevando el precio de una cesta, no. Estamos hablando de creación, estética, propuesta, estamos hablando de la intención artística de un creador", dijo.

La convocatoria de la bienal se publicó en diciembre de 2011. Entre las propuestas destacó la cantidad de obras que llegaron de Estados Unidos, 24 en total que incluyeron algunas de artistas chicanos, superadas sólo por los participantes de México, con 76, según las cifras de los organizadores.

Los artistas participaron con pinturas, grabados, dibujos, ilustraciones, videos, arte textil, escultura, fibras vegetales, adornos corporales, transdisciplinas y 28 obras inclasificables, que mezclaban diferentes técnicas y disciplinas artísticas con igual importancia en la obra. Las piezas que causaron una mayor sorpresa fueron aquellas que unían aspectos tecnológicos avanzados con sus tradiciones, según Sáizar.

La exposición de la primera Bienal Continental de Artes Indígenas Contemporáneas se presentará en el Museo Nacional de Culturas Populares de la Ciudad de México hasta el 14 de octubre.

___

En internet:

http://www.museoculturaspopulares.mx/