El Gobierno colombiano y los indígenas nasas volvieron hoy a la mesa de diálogo para buscarle una salida a la situación de conflicto en los territorios aborígenes del suroeste del país, dijeron las partes implicadas en los acercamientos.

Las conversaciones fueron retomadas en Toribío, la población del departamento del Cauca más afectada por los choques e incidentes entre las fuerzas de seguridad y los indígenas, que dejan al menos un muerto y una treintena de heridos, todos de la minoría étnica.

La cita de Toribío es la continuidad de una reunión preliminar celebrada el miércoles en Santander de Quilichao, localidad sede de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín), que reúne a las autoridades de los nasas o paeces.

Las conversaciones previas terminaron sin avances anoche tras la retirada de la mesa de la delegación de los indígenas, dijo a Efe por teléfono el consejero político de la Acín, Feliciano Valencia.

El líder nasa explicó que los doce delegados de su etnia se apartaron disconformes por la postura de la representación del Gobierno de no discutir las exigencias indígenas.

El respeto a la autonomía de los aborígenes, reconocida por mandato constitucional, y su decisión de expulsar de los territorios ancestrales a militares y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), centran la agenda nasa.

"El Gobierno está desenfocado", aseguró Valencia, quien observó que los indígenas exigen al Ejecutivo de Juan Manuel Santos que se ponga fin a la "campaña de difamación" que vincula a nasas con las FARC, que no se judicialice a quienes han participado en el desalojo de instalaciones de la fuerza pública y se asuma la discusión de las exigencias de la Acín.

A pesar de la ruptura temporal, el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, Bruno Moro, que actúa como facilitador del diálogo, confió hoy en que las partes puedan avanzar en el espacio de diálogo y discusión que se ha abierto.

"Estamos convencidos de que se deberá (...) avanzar", expresó Moro a un corresponsal de la cadena Caracol Radio en la zona de conflicto.

A pesar de la postura indígena, el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, aseguró que el diálogo con la Acín avanzaba a "buen ritmo".

Ortega hace parte de la llamada Comisión de Alto Nivel conformada por el Ejecutivo para estas conversaciones y que es liderada por el Ministerio del Interior, que envió a la zona a tres funcionarios medios,

En este comité también tienen asiento varios delegados de la Presidencia, el Ministerio de Justicia, la Procuraduría General y la Defensoría del Pueblo.