El Banco Central de Cuba (BCC) afirmó hoy en un informe ante la Asamblea de la isla que su gestión actual busca mantener el equilibrio monetario, reordenar las deudas del empresariado estatal y respaldar al sector privado como parte de las reformas económicas que impulsa el Gobierno.

El presidente del BCC, Ernesto Medina, dijo en comparecencia ante los diputados que el sistema bancario tiene la responsabilidad de "mejorar la capacidad financiera interna y externa del país" y "promover servicios que estimulen a las formas de gestión no estatal y a la población", informaron medios oficiales.

Medina resaltó la necesidad de mantener el equilibrio monetario y "contribuir a la estabilización del sistema de pagos" dentro del sector estatal para "apoyar la eficiencia empresarial", uno de los objetivos del programa de ajustes económicos que implementa el Gobierno de Raúl Castro.

En concreto, el presidente del Banco Central se refirió al "complejo" proceso de renegociación de deudas acumuladas por el Ministerio de la Agricultura y el sector azucarero, y a la situación general de los cobros y pagos pendientes dentro del empresariado cubano.

Sobre la reciente política de otorgar préstamos a particulares, precisó que en el primer semestre del año fueron entregados 49.924 créditos por un monto total de 347 millones de pesos (unos 14 millones de dólares), la mayoría concedidos para actividades relacionadas con la construcción y reparación de viviendas.

La nueva política crediticia entró en vigor en diciembre pasado y permite la financiación bancaria al sector no estatal con el objetivo de dinamizar el trabajo autónomo, la producción agropecuaria y la rehabilitación de viviendas.

El informe del BCC consideró "discreto" el total de créditos solicitados por los trabajadores autónomos, en comparación con las otras categorías.

"Estamos en un escenario muy complejo, a partir de tensiones con las divisas y las deudas, junto a los efectos de la crisis internacional y el impacto del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde Estados Unidos por más de medio siglo", destacó Medina, según la agencia estatal Prensa Latina.

El funcionario añadió que el sistema bancario y financiero cubano perfecciona su gestión y busca una mayor eficiencia dentro del contexto de "actualización" del socialismo en la isla y para "dinamizar" la economía local.

No obstante, Medina mencionó algunas limitaciones prácticas como la situación de la red de 377 cajeros automáticos existentes en la isla, muchos de ellos rotos o en mal estado, y dijo que se ha decidido "aguantar la emisión de tarjetas" porque resulta "imposible" aumentar el número esos equipos.

El informe del BCC fue presentado durante la primera jornada de actividades de la Asamblea Nacional de Cuba (parlamento unicameral) previas a su primer pleno del año previsto para el 23 de julio.